Zapopan vive su gran fiesta de la fe

In ACTUALIDAD, LOCAL, No tan reciente
romerosLlegada

Tiene un pie lastimado, lleva puesto un vestido de manta largo con lentejuelas de colores bordadas y huaraches en los pies. Es doña María que se apresura  por las calles de la colonia Providencia para alcanzar a ver a La Generala. Ya alcanza los 70 años y desde hace 15  baila por las calles de la ciudad para la Virgen cada 12 de octubre. Aunque en esta ocasión una rotura de pie le impide danzar, todavía sigue recorriendo a pie desde el centro hasta la Basílica.

Como ella, este año son dos millones las personas que se han concentrado en las calles de la ciudad de Guadalajara para ver a la gran Evangelizadora, como la suelen llamar. Doña María camina junto con familias enteras, personas que se apoyan en un bastón para agarrar velocidad, jóvenes, niños y ancianos, que aunque ya van tarde al encuentro no desaprovecharan el último momento de la romería para ver la imagen que motiva a tantos sacrificios.

Yo aprendí a bailar danza prehispánica náhuatl para la Virgen. Este año me dañé mi pie y no puedo danzar pero sí caminar, así que aquí estoy. Vengo desde el centro.

Al frente de la banqueta en donde se encuentra doña María va pasando una pareja de ancianos; están en la calle Alberta de la colonia Providencia y les falta un gran tramo para llegar a la Basílica. Ella es pequeña, delgada y se ve débil.  No puede dejar de ver el piso y, aunque su espalda doblada no le permite mirar el horizonte, eso no le impide caminar a buen paso. Lleva bolsas con comida en cada mano y una gorra que la protege del sol. Su compañero se ve un poco más joven y firme, también lleva bolsas de comida y una gorra protectora, aunque camina descalzo. Cada año hace lo mismo; es la forma de agradecer las bendiciones que la Virgen le ha mandado a toda su familia.

El 12 de octubre es un día de fiesta y como en todas las fiestas, la comida, música, adornos e invitados no pueden faltar. Desde el centro de Guadalajara hasta la Basílica de Zapopan algunas calles son adornadas con papeles azules y blancos que advierten el camino en el que la Reina se hará notar.

Generala, Reina, Evangelizadora, o simplemente la Virgen de Zapopan. Es nombrada de diferentes maneras pero adorada por lo mismo: es milagrosa según testimonios de los creyentes. Es su día y la gente llora al verla pasar.  No todos están de acuerdo con todo lo que se invierte para que esta celebración sea posible o las razones de hacer esto cada año, pero la fe de la gente no se deja cuestionar y eso es lo que impulsa esta peregrinación.

Ella está en lo más alto del lugar para que todos la puedan ver. Cada año lleva un vestido diferente y el de esta vez es de color verde manzana con bordados en oro y tres corazones en el centro que simbolizan a Jesús a ella y a San José. Su sombrero café no puede faltar y, aunque es una imagen pequeña, la rodea un cristal como máxima protección.

Una noche antes de la romería siempre duerme en la Catedral de Guadalajara; ahí la gente ya está reunida para no dejarla sola ni un solo momento.  En el atrio las risas, juegos y ventas de cualquier tipo adornan la ciudad. Dentro, está la gente que canta, reza y ofrece las mandas que se propusieron a hacer si la virgen les cumplía “el milagrito”. Todos ellos conforman la imagen perfecta de la religiosidad popular mexicana.

La virgen está en el centro de la Catedral en lo alto de una columna blanca rodeada por flores del mismo color.  El lugar está lleno de gente por y para ella.

Yo nunca había estado en una romería pero entré a un grupo religioso que lleva dos años viniendo. Quería vivir la experiencia. Me impacta mucho la devoción de la gente, la alegría se contagia enormemente.

Claudia tiene 25 años y fue con su grupo juvenil “Corpus Christi” a hacerle valla humana a la Virgen y “de paso” rezar  y pedir por su familia.  Se reconoce a los miembros del grupo por su chaleco naranja y por su tarea: ellos cuidan que la gente camine rápido y deje espacio para que otros puedan ver también a la Virgen.  Desde las 6 de la tarde hasta las 12 de la noche fue esa su misión.

Muchos llegan de rodillas, otros con máscaras y látigos en las manos, algunos con penachos y trajes bordados con lentejuelas… Unos danzan bailes típicos como forma de rezo y alabanza, otros desde las bancas gritan ¡Viva la Virgen, Cristo y la familia!. Los cantos hacen vibrar a la gente que se hace presente ante la imagen santa. Es un gran ritual que mueve a las masas en torno a la fe.

Yo bailo porque una amiga que ahora vive en Estados Unidos me invitó, pero ya se casó y me dejó bailando. Ahorita me reuniré con mis amigas en Colomos para preparar el baile y llegar después a la Basílica. Me hace muy feliz. Gracias a la Virgen tengo a mi familia reunida.

Doña María deja las palabras y aumenta el ritmo de sus pasos que ya se coordinan, aunque lastimados, para que la Virgen de Zapopan siga mandando bendiciones año tras año. Ya es la romería y las carriolas y sombrillas se asoman entre las calles. Es la gente, se oyen gritos. Van en caravana a ver a la Generala.

You may also read!

reels logo

Instagram Reels: La red social lanza su más nueva función

La plataforma Instagram ha lanzado su más nueva función: Instagram Reels. Este es un nuevo formato de video que

Leer mas...
whatsapp-image-2020-08-05-at-11-38-15

¡Ya hay de otra!

Siendo fieles a su lema, la Liga de Balompié Mexicano (LBM) brinda oportunidades a los jóvenes futbolistas de nuestro

Leer mas...
Botón

El botón de emergencia se pospone en Jalisco

El mandatario estatal, Enrique Alfaro, anunció que habría cambios al funcionamiento de la contingencia y que no presionará, de

Leer mas...

Leave a reply:

Your email address will not be published.

Mobile Sliding Menu