Un francés en Guadalajara

In No tan reciente, Perfiles culturales, Viaja con estilo

Por: Théo Cazedebat

Guadalajara: la única cosa que sabía realmente sobre esta ciudad, era lo que he leído en la página web de Wikipedia. No sabía nada de su increíble centro histórico, de los bares de Chapultepec, del arte en todas la calles, de las tiendas oníricas de Tlaquepaque. No sabía nada acerca de la comida rica, sólo el miedo de tener problemas estomacales con ella y sus aderezos picantes. México para mí era una mezcla de narcos, mariachi, Salma Hayek y la pareja más famosa del mundo en el arte: Frida Kahlo y Diego Rivera. En realidad, no estaba tan equivocado, porque en las calles me encontré con los colores calurosos de sus obras, en las relaciones humanas con la efervescencia que está allí representada, en el discurso de la gente el compromiso, sin olvidar el sufrimiento que ya se percibe en las pinturas y que, tristemente, también se vive en el día a día de México, un país donde las desigualdades son visibles. En solamente dos semanas, mi visión de México iba a cambiar y construirse.

Mi primer paso sobre la tierra mexicana estuvo marcado por una estancia en la casa de una familia durante una semana, lo que me permitió sumergirme en la cultura del país. Del Centro Histórico hasta el pueblo de Tapalpa, pasando por las piedras y Tlaquepaque, he visitado muchas cosas en solamente una semana. Pero todas estas diferencias abren paso a un mundo diferente sin ideas pre construidas, todo estaba a construirse. Y la gran pregunta es ¿Cómo descubrir en sólo cinco meses todos los restaurantes, hablar con todo el mundo, ver todos los monumentos, las obras de artes? Cuestionármelo sería perder precioso tiempo, pues de ahora en adelante tendría que empezar a respirar Tapatío, comer Tapatío, pensar Tapatío.

Me he perdido muchas veces en las calles descubriendo lo que esta ciudad me tiene que ofrecer, y lo que es seguro es que yo le ofreceré poco a poco todo el amor posible, porque después de descubrir los colores de la Virgen de Zapopan en las calles, el Mercado México para comer, el olor del cuero en el mercado San Juan de Dios y las paredes pintadas tan bien hechas como las mejores obras del Centro Pompidou , sin olvidar los vapores de tequila que emanan en los bares de Chapultepec. Tengo muchas cosas que aprender de esta ciudad, del estado de Guillermo del Toro, y de este país.

Pienso que tenemos todos muchas cosas que descubrir de esta ciudad, de cada ciudad, para descubrir cada vez un poco más de nosotros.

Editado por: Tatiana López

You may also read!

asetur-México-destinos

Día Mundial del Turismo: México requiere la recuperación del sector

Ante la prolongada crisis generada por el coronavirus, el Día Mundial del Turismo es un momento para plantear la

Leer mas...
3411930

Un Roland Garros en otoño y diferente

El Grand Slam se disputará, por fin, desde mañana 27 de septiembre al 11 de octubre en la capital

Leer mas...
Enola Holmes

Enola Holmes, la detective feminista para las próximas generaciones

Millie Bobby Brown interpreta a Enola Holmes en el nuevo filme sobre la hermana del icónico detective Sherlock Holmes.

Leer mas...

Leave a reply:

Your email address will not be published.

Mobile Sliding Menu