Tlatelolco 49 años después, presente en la memoria colectiva

In ACTUALIDAD, Editorial, NACIONAL, Portada
marcha-del-silencio-600x404

En la Plaza de las Tres Culturas, la explanada y las calles estaban abarrotadas de personas; había jóvenes, obreros, familias y niños que cantaban a coro:

“¡Pueblo, no nos abandones! ¡Únete, pueblo!”

Y, mientras tanto, alzaban pancartas con citas y retratos del Che.

Eran muchas las razones por las que el movimiento estudiantil inició meses atrás, pero esa tarde del 2 de octubre no se encontró ninguna razón para que las balas arremetieran contra la multitud.

Los enfrentamientos contra los granaderos eran un gaje del oficio, pan de cada día; las macanas chocaban contra los rostros de los jóvenes buscando controlar y reprimir el movimiento. La cárcel de Lecumberri estaba repleta de estudiantes y otros inocentes inculpados; no era sorpresa la presencia del ejército, tampoco la constante desaparición de individuos.

Tras llenar hasta el tope la explanada, a las 5:55 de la tarde se vislumbraron unas bengalas que dieron pie a que el Batallón Olimpia abriera fuego contra los ciudadanos.

Las cifras oficiales de muertos y desaparecidos son ridículas comparadas con los diversos testimonios. Las portadas de periódicos retrataron el suceso de forma superficial, porque lo cierto es que hubo cientos de desaparecidos, otros cientos más encarcelados y torturados sin justificación alguna. Los medios de comunicación, atados de manos y pies por la censura tácita del gobierno de Díaz Ordaz, no podían mencionar lo sucedido y, al día siguiente, solo murmullos azorados se atrevían a pasarse la noticia de boca en boca.

México se ha mantenido en una constante guerra silenciosa que baila entre la desconfianza y el resentimiento; es el pueblo contra sus gobernantes y viceversa, es la deficiencia más grande de una población afectada, ofendida y dolida.

“Estos son los agitadores: ignorancia, hambre y miseria”, rezaba una pancarta en los mítines de 1968

Esta semana se han cumplido 49 años de la matanza de Tlatelolco, acontecimiento que en la Plaza de las Tres Culturas desató el terror entre los estudiantes que levantaron uno de los movimientos sociales con más presencia del último siglo, exigiendo justicia para los presos sin razón y confrontando el deslindamiento de funcionarios culpables por hechos sangrientos; una masacre que continúa sin cifras claras de los presos, los desaparecidos y los muertos que la conforman, pero que permanece imborrable en la memoria colectiva.

You may also read!

noe-zavaleta

El periodismo en Veracruz se tuvo que hacer como se podía- Noé Zavaleta.

Haber sido periodista durante el sexenio de Javier Duarte en Veracruz pudo ser el paraíso: viajes a Europa, diplomados

Leer mas...
collage-1

La UP reúne a 10 periodistas destacados que informan sobre crimen organizado en México

Por Roberto Macías, Javier Arias, y Lorea Pérez Iriarte Este lunes 26 de noviembre se ha celebrado la Jornada sobre el

Leer mas...
270564-01-05

Ghosn: La caída del emperador automotriz

Años pasados, a Carlos Ghosn, el titán automotriz y responsable de la exitosa alianza Mitsubishi-Renault-Nissan que fabrica uno de

Leer mas...

Leave a reply:

Your email address will not be published.

Mobile Sliding Menu