La UP reúne a 10 periodistas destacados que informan sobre crimen organizado en México

In ACTUALIDAD, Portada, TUPlan
collage-1

Por Roberto Macías, Javier Arias, y Lorea Pérez Iriarte

Este lunes 26 de noviembre se ha celebrado la Jornada sobre el Tratamiento periodístico del crimen organizado en México. La visión de quienes informan, en el Aula Magna de nuestro campus. En ella se han dado cita algunos de los periodistas más relevantes de los medios de comunicación que día a día cubren la violencia en sus estados. En concreto, han participado un total de 10 reporteros, fundadores y directivos de medios de comunicación, que han compartido sus testimonios sobre el crimen organizado en México. Organizado por la Dra. Elba Díaz Cerveró, profesora investigadora de la Escuela de Comunicación, el acto supuso el broche final al proyecto de investigación del mismo título, que había sido financiado con el Fondo de Investigación UP 2017 y había consistido en 22 entrevistas cualitativas con los periodistas que informan sobre crimen organizado en los lugares más violentos de la República mexicana.

El primer periodista en presentarse en la jornada fue José Reveles, a quien sus colegas conocen como Pepe, y quien habló de la importancia del contexto a la hora de cubrir o informar sobre el crimen organizado y la violencia generada por este. Reveles es autor de un gran número de libros sobre la violencia, alguno de los cuales son: Échale la culpa a la heroína. De Iguala a Chicago, que narra las causas verdaderas de la desaparición de los 43 normalistas. Precisamente este fue un tema que más tarde retomaría Sergio Ocampo, corresponsal de La Jornada en Guerrero.

Después habló Adriana Esquivel, reportera independiente de Chihuahua, quien trabajó con Miroslava Breach, corresponsal de La Jornada en el mismo estado asesinada el 23 de marzo de 2017. En su conferencia titulada “Cuando la nota diaria se mancha de rojo”, cuenta que, hoy en día, el crimen organizado salpica o impregna las notas de cualquier sección, no solo la nota roja o sección seguridad.

El siguiente en compartirnos su experiencia fue Alan Ortega, fotorreportero de la agencia internacional Reuters, quien nos habló de los riesgos de ejercer el periodismo en México. Prosiguió Ernesto Nuñez, fundador de Reforma, quien nos platicó el caso de Héctor Cacique, ciudadano sin ningún vínculo con el crimen organizado a quien, bajo torturas, obligaron a reconocer que era el líder de los zetas en Quintana Roo, en lo que supuso un caso obvio de fabricación de culpables por parte de la policía de ese estado aparentemente paradisíaco.

Otro de los expositores fue el veracruzano Noé Zavaleta, quien habló del periodismo durante el gobierno de Javier Duarte. Zavaleta destacó que durante ese sexenio los periodistas se dividen en dos categorías: Los “apapachados”, quienes viajaban a Europa y recibían diplomados en el extranjero -que, en realidad, eran vacaciones pagadas- además de viajes al mundial o a los Olímpicos, y todo ello con recursos públicos. Y los otros, los que, como él, que publicó el libro El infierno de Javier Duarte. Crónicas de un gobierno fatídico– le decían al ex gobernador lo que estaba mal, y, por ello, lejos de ser ayudados, lo tenían todo en contra. La mitad de los periodistas empezaron a extrañar quien había sido el gobernador anterior de Veracruz, Fidel Herrera.

Otro tema que destacó Zavaleta fue la cantidad de periodistas asesinados durante su sexenio, 19 para ser exactos, entre ellos Regina Martínez Pérez, y otros cuyos crímenes siguen impunes. Hay 3 600 carpetas de investigación de personas no localizadas, la mayoría entre 17 y 25 años. Entonces -dijo Zavaleta- el periodismo se tuvo que hacer como se podía. Además, hizo énfasis en el fenómeno de los “narcorreporteros” que servían a los Zetas y otros al CJNG.

Adela Navarro, co fundadora y actual directora del semanario Zeta, quien declaró que los medios periodísticos en México “no están haciendo periodismo de investigación”. Mencionó que, actualmente, hay muy pocos medios de comunicación independientes, es decir, hay muy pocos que realizan periodismo de investigación, a pesar de las amenazas. Como ejemplos de ellas podemos encontrar el crimen al co director del Semanario Zeta, hace 30 años -este sigue todavía impune-, el intento de asesinato a Blancornelas en 1997 y el asesinato de Francisco Javier Ortiz Franco en 2004, entre muchos otros. En el caso particular del Semanario Zeta, desde el 2010 hasta el 17 de diciembre de 2017 se recibieron amenazas, pero a partir de esta última fecha no se han recibido. Como ella misma dijo, actualmente están celebrando el primer año sin amenazas, lo que equivale a que el semanario lleva un año disfrutando de ser, como su propio lema indica, “libre como el viento”.

En todos los casos de asesinatos a periodistas, el común denominador es la corrupción y la impunidad, como puso de manifiesto Adela Navarro. La cuestión aquí es que la coalición entre narcos y autoridades del estado mexicano hace imposible el estado de derecho en México. “Los cárteles siempre cuentan con la protección de policía; si no no sobreviven”, enfatizó Navarro, y eso es lo que hace que los casos de asesinatos se queden sin resolver. A pesar del enojo que provoca en los periodistas este estado impune, mencionó la periodista, “lo primero que tenemos que entender como periodistas es que no somos policías”, es decir, los periodistas tienen que informar con mira periodística y no como meros policías ejerciendo justicia, explicó.

Como penúltimo ponente, se presentó Ismael Bojórquez, cofundador del semanario Ríodoce, fundado en febrero de 2003 en Sinaloa, “la cuna del narco”. La publicación, que nació con una vocación y una línea editorial eminentemente social, ha informado, por razones obvias, de manera frecuente sobre la violencia generada por el crimen organizado en el estado. Así, Ríodoce cubrió toda la guerra del narcotráfico desde Sinaloa, hecho que los dejó expuestos a atentados como el que sufrieron en 2009, cuando en la redacción del periódico recibieron una granada. No obstante, se pensó que no sufrirían un ataque más profundo o directo a alguno de sus colaboradores.

Desafortunadamente, se equivocaban, ya que en mayo de 2017, Javier Valdez, otro de los fundadores, fue asesinado. Al parecer, el crimen tuvo que ver con que los editores del periódico aceptaron hacer una entrevista a Dámaso, un narcotraficante sinaloense, para dar su versión del pleito que sostenía con los hijos del Chapo. Posteriormente, los hijos del Chapo buscaron a Valdez para pedirle que no se publicara el periódico con esa entrevista, pero él y el periódico mantuvieron su postura. El día de la publicación, la gente de los hijos del Chapo siguieron a las 12 rutas de distribución y compraron el 70 % de los ejemplares. Pero eso no les bastó.

En ese lapso, ocurrió el asesinato de Miroslava Breach, corresponsal de La Jornada en Chihuahua. A partir de ese suceso, se empezó a decir que había ciertos periodistas que debían cambiar de sede por el peligro que corrían, entre los que se encontraba Javier Valdez. Pero este rechazó las ofertas y se quedó en Sinaloa. Meses después, fue asesinado mientras iba de camino a casa con su familia.

Desde este asesinato, Ríodoce no ha cambiado nada; sigue trabajando los mismos temas y los aborda de la misma manera. Además, se definen como un periódico no del narcotráfico, sino de denuncia, en gran parte, de la corrupción administrativa o política. Riodoce sigue siendo el mismo periódico, pero, como dice Bojórquez, “ahora actuamos con un poco más de cuidado”.

La Jornada sobre el tratamiento periodístico del crimen organizado en México. La visión de quienes informan, contó en todo momento con la participación y las preguntas del público, y puso su broche final con la ponencia de José Guillermo Zúñiga, director del medio La línea del frente, de Michoacán, quien habló del componente lingüístico de la información en su ponencia titulada “El poder del lenguaje para transmitir el riesgo en el contexto del México violento”.

You may also read!

twitter-facebook

Redes sociales… ¿burbujas o espejos?

Se rumora de un plan maquiavélico en el que las redes sociales se están apropiando de las mentes de

Leer mas...
Crédito: loboswiki.com

El beneficio de aprender a aullar

Los refranes son frases de obvia connotación, tan fantásticos y precisos que encajan en todo momento: “Camarón que se

Leer mas...
main

El verdadero diálogo en las redes sociales

Seguramente te has percatado de que toda la información y contenidos que encuentras en tus redes sociales se amoldan

Leer mas...

Leave a reply:

Your email address will not be published.

Mobile Sliding Menu