¿Qué sabes realmente de ballet?

In ACTUALIDAD, No tan reciente, Perfiles culturales
tumblr_m8twfj3txx1ravi60o1_1280

A muchos nos gusta deleitarnos con espectáculos de ballet, y en Guadalajara estamos de suerte porque el Teatro Degollado recibirá este mes al Ballet de Holanda. Tampoco se nos puede olvidar que, además del ballet en sí mismo, lo que muchas veces nos gusta de este arte son las cualidades de refinamiento y serenidad que lo acompañan y, por ese motivo, no se ve igual decir que tienes como afición disfrutar del ballet clásico que ir a tomar cervezas con amigos o pasar el día en casa sin hacer nada de nada.

Supongamos que realmente nos gusta el ballet. Incluso en ese caso, ¿qué sabemos realmente sobre ballet clásico? Te proponemos a continuación algunos apuntes de esta disciplina que probablemente desconocías

En la actualidad existen diversas metodologías para el aprendizaje de ballet clásico; no obstante, podría decirse que los métodos más sobresalientes son Vagánova (ruso), Cecchetti (italiano), Royal Academy of Dance (inglés) también conocido como RAD, École Française (francés), Bournonville (danés), la Escuela Cubana, y Balanchine (norteamericano).

Cada técnica es única en su estilo y apariencia, pero todas producen grandes bailarines. Algunos maestros de danza clásica combinan métodos durante su proceso de enseñanza, en cambio, hay otros que son muy fieles a uno solo y lo utilizan como base; lo cierto es que todos los métodos provienen de las mismas raíces.

En esta ocasión te presentaremos las diferentes metodologías que se imparten alrededor del mundo, un poco de su historia y el toque que caracteriza a cada una de ellas.

67crin7
Fotografía: Gene Schiavone| Bailarina: Evgenia Obraztsova

Vagánova

Desarrollado e impulsado en la década de los 30 por la bailarina rusa Agrippina Vagánova (directora del ballet de Kirov de 1931 a 1937) hoy en día es uno de los métodos más populares e impartidos a nivel mundial y el que ejemplifica por excelencia el estilo de las grandes compañías rusas de nuestros tiempos.

En el método Vagánova, los bailarines concentran sus movimientos en la fluidez lenta y gradual. Para empezar, los estudiantes comienzan por perfeccionar los tendus y pliés (considerados movimientos esenciales) antes de continuar el entrenamiento.
Mientras se considera que este método carece de velocidad y dinámica, la realidad es que ha producido grandes bailarines a través de las décadas, por ejemplo: Anna Pavlova, Maya Plisetskaya, Rudolf Nureyev, Mikhail Baryshnikov, George Balanchine, Natalia Makarova, Ulyana Lopatkina, Diana Vishneva, Svetlana Zakharova, y miles de bailarines más presentes en casi todas las compañías de danza del mundo.

alessandra-ferri-and-herman-cornejo-c2a9-andrea-mohin
Fotografía: Gene Schiavone

Cecchetti

Sobresaliente como bailarín italiano en San Petersburgo, elogiado por su dinamismo y por sus capacidades técnicas, Enrico Cecchetti desarrolló posteriormente este método en Rusia a principios del siglo XX y fue instaurado en el Ballet Imperial de San Petersburgo.

Cecchetti convirtió una técnica en una ciencia. Los ejercicios son minuciosamente ejecutados y se pone gran énfasis en el trabajo de los brazos, pues estos deben fluir notablemente de posición en posición como en ninguna otra técnica. Por esto, la escuela italiana propone 8 port de bras (posiciones básicas de los brazos), algunas muy similares a las que ofrecen la escuela rusa y la francesa, no obstante, su nomenclatura corresponden a otro tipo de orden y divisiones.

La técnica Cecchetti asegura que la importancia radica en la facultad de ejecutar un ejercicio a la perfección antes de avanzar en el entrenamiento debido a que es indispensable pulir primero cada uno de los detalles. La clave es calidad en vez de cantidad y por este motivo el método Cecchetti tuvo una notable influencia en la escuela inglesa.

marianelaabout-house_1
Bailarina: Marianela Núñez

Royal Academy of Dance (RAD)

La escuela inglesa fue fundada en 1920 a raíz del deseo de Philip Richardson (en aquel entonces director de la revista de danza inglesa Dancing Times) de unificar las técnicas de danza clásica en una sola debido a que, en aquella época, no existía una institución organizada que regulara la calidad del entrenamiento dancístico impartido en Inglaterra.
Richardson congregó a un grupo de maestros eminentes conformado por Adeline Genée (Dinamarca), Tamara Karsavina (Rusia), Lucia Cormani (Italia), Edouard Espinosa (Francia) y a Phyllis Bedells (Inglaterra) —todos ellos representantes de cada técnica clásica existente en aquel tiempo—, y fue así como nació la Association of Operatic Dancing of Great Britain. Por esto, el método Royal Academy of Dance (RAD) se considera el símbolo de la unión del ballet internacional en una sola escuela, consolidándose en un solo método de enseñanza.

Eventualmente, este grupo de bailarines creó un sistema metodológico para impartir la enseñanza del ballet clásico alrededor del mundo, siendo así uno de los más populares hoy en día. El sitio web de la Royal Academy of Dance (RAD) detalla que la metodología inglesa actualmente tiene presencia en 79 países con 36 oficinas oficiales y más de 14,000 miembros a nivel mundial. Hay alrededor de 1,000 maestros en programas de entrenamiento y más 250,000 alumnos están siendo examinados bajo este método.

El método RAD se caracteriza principalmente por la limpieza de cada posición, los pasos, y la atención a los detalles. Es sobria y elegante en la expresión dramática; mezcla los mejores elementos del método Cecchetti y Vagánova, y los fusiona de manera en que se forje un bailarín con una técnica sólida pero delicada que sea capaz de expresar las emociones a través de la danza. Es un sistema sumamente académico y metódico y, debido a sus motivos creación y desarrollo, fue creada como una técnica estructurada para que pudiera ser calculada y calificada por profesores altamente reconocidos y certificados en el área.

dorotheegilbert_bayadere_dansemag
Bailarina : Dorothée Gilbert

École Française

La Escuela de Ballet de la Ópera de París fue la primera institución dedicada a la enseñanza de la danza clásica y fue fundada en el siglo XVII por el rey Luis XIV de Francia, amante de las artes. Fue mejorado posteriormente por Rudolf Nureyev en la década de 1980. A pesar de la tradición dancística, este estilo -uno de los métodos más fluidos de ballet clásico- entró en decadencia por el surgimiento de otros métodos en el siglo XX. Por este motivo, la escuela francesa contrató a Nureyev, quien mezcló el estilo francés con el tipo de entrenamiento ruso y renovó la metodología.

Esta técnica se distingue por una atención particular a la musicalidad de los bailarines que, junto con los movimientos, logran el virtuosismo del bailarín etéreo y ágil. No se practica fuera de la Ópera de París debido a su novedad y la falta de literatura disponible en cualquiera de los programas creados de manera informal.

the-australian-ballet-la-sylphide-2013
The Australian Ballet – La Sylphid

Bournonville

Armonía entre cuerpo, música y romanticismo es la base de este método danés. Fue fundado en Dinamarca por Auguste Bournonville a mediados del siglo XIX. La técnica lleva el nombre de su creador quien fue maestro, coreógrafo y director del Real Ballet de Dinamarca por casi 50 años. Creó decenas de ballets (entre ellos “La Sílfide”) para la compañía logrando así perfeccionar su propia metodología.

Este método es fiel a la escuela francesa y pone hincapié en la ligereza de los movimientos que deben ser ejecutados con gracia en desplazamientos ininterrumpidos que fluyan con delicadeza y elegancia, pero que, a su vez, son demandantes en la técnica; los saltos deben ser repetidos, los desplazamientos rápidos.

Esta disciplina fue desarrollada con el propósito de ser ejecutada en un espacio reducido, ya que los escenarios en Dinamarca eran notoriamente pequeños a comparación de los escenarios promedio. Por esto mismo, Bournonville hacía un gran énfasis en el trabajo de pies y los saltos; los movimientos debían tener un sentido de ligereza y altura más que de desplazamiento.

Bournonville creía firmemente que la danza clásica debe ser una expresión de alegría, por ello, diseñó sus propias coreografías de manera que sus alumnos pudieran alcanzar un nivel excelso de expresividad, balanceando las emociones naturales del ser humano y el dramatismo en escena.

quix-1
Fotografía: Ballet Nacional de Cuba

Escuela Cubana

El método cubano fue desarrollado por la bailarina Alicia Alonso, que junto a su esposo, Fernando Alonso, creó la Escuela Nacional de Ballet a finales de la década de los 60’, al término de la Revolución Cubana.

Esta técnica se compone de una mezcla de varias metodologías añadiendo características propias, siendo así la más reciente a la fecha. En la escuela cubana se destaca el virtuosismo, la dinámica de cada movimiento y el dramatismo en la interpretación; hay una gran acentuación en los saltos y el uso de los pies.

Se cuida la limpieza de cada movimiento para lograr una buena calidad; los pasos se estudian separadamente hasta que el bailarín pueda asimilarlos e integrarlos de manera gradual. Fuerza y velocidad definen la danza clásica cubana.

original
Foto: Gene Schiavone | Bailarina: Yekaterina Kondaurova

Balanchine

Geroge Balanchine nació en Rusia en 1904 y estudió en la Escuela Imperial de Ballet bajo la dirección de Pavel Gerdt. En 1934 inauguró en Nueva York la School of American Ballet y actualmente su método se imparte por excelencia en la compañía mencionada y en el New York City Ballet.

Balanchine es conocido como el padre del ballet clásico moderno -comúnmente conocido como ballet neoclásico.- En su metodología mezcla elementos tradicionales de ballet clásico ruso anterior al Vagánova, aunado a elementos técnicos enteramente neoclasicistas.

La esencia del Balanchine se concentra en movimientos rápidos, profundos y muy dinámicos, por lo que exige que los bailarines sean flexibles y que estén en excelente condición física. Los pliés son profundos y se debe poner un gran acento en las líneas corporales.

Métodos hay muchos. ¿Cuál es mejor? No hay respuesta certera. Hoy en día los alumnos pueden tomar la decisión de qué técnica adoptar en su formación dancística y, quizá, la mejor es la que más se adecúa a sus necesidades y preferencias.
Si todavía no sabes cuál escoger, es necesario que te informes y que, dependiendo de tus convicciones a futuro y tus necesidades, elijas la que más se acople a ti.

¿Y tú, cuál prefieres y por qué? ¡Comparte con nosotros tus experiencias en la caja de comentarios!

You may also read!

27307446-1000

Segundo debate: muchas preguntas, pocas propuestas y demasiados señalamientos

A pesar de contar por primera vez con público participativo en un debate presidencial, un “ejercicio inédito” como compartió

Leer mas...
Alumni de la generación 2014-2018 de periodismo.

6 razones que hacen a Paco Padilla un maestro

Por: Fabiola Nava, Giselle Estrada, Niza Quintero, Ruth Álvarez, Alfredo Maggiani y Arpad Jaime. Mi abuela decía tantas groserías en

Leer mas...
Sebastián Yatra

Y sonó el dembow de Yatra en la UP

Los reflectores se encendieron en medio de la penumbra y bastó solo un segundo para que el Poliforum Panamericano

Leer mas...

Leave a reply:

Your email address will not be published.

Mobile Sliding Menu