Pero sigue siendo el Rey

In La Casaca, Portada
isco

Algo en el juego del Real Madrid nos indica que estamos ante un nuevo equipo. La salida de Cristiano Ronaldo invitaba a creer a gran parte de la afición vikinga que el vigente campeón de Europa carecería de contundencia de cara al arco tras el adiós de su máximo artillero, que llegó a marcar 450 goles en nueve temporadas. Sin embargo, con la llegada de Julen Lopetegui el equipo merengue se ha vuelto un conjunto más solidario. La marcha de Cristiano no liberó a jugadores como Karim Benzema o Gareth Bale como muchos han afirmado; más bien obligó a todo el equipo a asumir más responsabilidades y un rol protagónico a aquellos que antes jugaban por y para el astro portugués.

El tricampeón de Europa se presentaba en el Santiago Bernabéu ante su afición para enfrentar a la Roma de Eusebio Di Francesco, quien antes del juego mencionó: “Ahora el Real Madrid juega como el Barcelona”. Si bien el estratega italiano no mentía al hacer dicha referencia, el Madrid de Lopetegui apuesta por un juego de conjunto a diferencia de lo que ocurría en otras temporadas; sin embargo, este equipo no se ha olvidado del contraataque y el juego directo que tantos resultados le han dado; más bien ha incrementado sus variantes en el juego ofensivo.

El Madrid jugó con una alineación familiar para la afición. El técnico apostó por la base que dio al Madrid el tricampeonato europeo. El plantel arrancó el partido con Navas en la portería, en lugar del flamante fichaje Courtois -considerado el mejor arquero del pasado Mundial-. En la zaga central aparecían Ramos y Varane, mientras que los laterales eran Carvajal y Marcelo. El medio campo estaba integrado por Casemiro, Modric y Kroos y el frente de ataque estaba conformado por Isco, Bale y Benzema.

Desde el comienzo del encuentro quedó claro cuál es el sello de Lopetegui. La generación de juego pasa por el medio, los centrocampistas son quienes marcan la pauta del partido, a diferencia de otras temporadas. Sirvió como prueba de ello la primera ocasión del encuentro al minuto 3, cuando Toni Kroos filtró un balón largo entre la defensa romana para un Bale que controló de buena forma pero cruzó demasiado su disparo.

La Roma sufría el encuentro, se mostraba incapaz de achicar la cancha al Madrid que, ante la falta de coordinación de los italianos, seguía filtrando balones entre líneas. Al minuto 8, Modric tocó el esférico en los linderos del área para un Isco que no pudo batir a Olsen en el mano a mano. El conjunto blanco asfixiaba a la Roma con constantes incorporaciones por las bandas, combinaciones por el centro e, incluso, con jugadas a balón parado. Tal fue el caso del cabezazo de Sergio Ramos que el portero despejó a córner.

La figura del arquero Olsen se agigantaba a medida que pasmagiaaban los minutos. Sin embargo, fiel a aquella frase de los románticos del futbol, Isco demostró que ante la calidad no hay defensa que valga. Al minuto 44, el malagueño ejecutó magistralmente un tiro libre en los linderos del área; más que golpear el balón, lo levantó suavemente por la barrera romana, que sólo pudo apreciar cómo el balón acariciaba la red para el 1-0.

Los dirigidos por Di Franceso se hicieron sentir en el encuentro en la segunda mitad al minuto 49, cuando el joven turco Under se enfiló en un contraataque y disparó desde afuera del área ante un Keylor Navas que desvió a mano cambiada. El tico provocó que todo el estadio coreara su nombre y demostró por qué Lopetegui apuesta por él en la máxima justa europea.

Si bien es verdad que este Madrid apuesta por el toque, también lo es que el pequeño 10 Modric demostró que no han olvidado el arma preferida de la afición blanca: el contragolpe. Al minuto 58, el croata filtró un balón en profundidad para Bale, que demostró con su larga zancada por qué le llaman el expreso de Cardiff: luego de dejar por velocidad a Manolas, el galés cruzó de zurda para batir a Olsen y marcar el 2-0.

La afición que se dio cita en el Santiago Bernabéu poco a poco se iba entregando al equipo ante el juego desplegado. Para finalizar entraba en escena Mariano, el nuevo 7 del Real Madrid tras la salida de Cristiano Ronaldo. Lejos de pesarle el dorsal que portaba en la espalda, el joven dominicano hizo cimbrar el estadio cuando, al minuto 92, tomó el balón por banda izquierda y, tras recortar a Manolas, reventó el balón en el ángulo derecho para finiquitar el encuentro con un resultado de 3-0.

Es así como la era Lopetegui ha iniciado en la máxima justa europea, con un Real Madrid que ha demostrado que no será nada fácil arrebatarle la orejona que, campaña a campaña, parece afirmar que su idilio con el Madrid es real. Como bien afirmaba Di Francesco, este Madrid juega distinto, apuesta por la tenencia del balón y por la generación de un juego de conjunto; sin embargo, no olvida aquellas armas que le han dado tantas alegrías a su afición, por lo que demuestra que no carece de variantes en ofensiva y, sobre todo, que sigue siendo el Rey.

You may also read!

2019-10-10

Fiestubre jalisciense

Millones de bloques de Lego, un teatro experimental, un show de rayos láser, luces y música, un pabellón con

Leer mas...
carlos-gonzalez-puso-reposicion-fotos

Pumas rescata el empate frente al Chivas

Aunque fueron superiores, las Chivas no pudieron conseguir la victoria de local frente a unos Pumas que salieron a

Leer mas...
Foto: AFP

Las contradicciones del Presidente

La noche del domingo el Presidente Andrés Manuel López Obrador dio su primer Grito de Independencia en el Zócalo

Leer mas...

Leave a reply:

Your email address will not be published.

Mobile Sliding Menu