El periodismo en Veracruz se tuvo que hacer como se podía- Noé Zavaleta.

In ACTUALIDAD, LOCAL, NACIONAL, Portada
noe-zavaleta

Haber sido periodista durante el sexenio de Javier Duarte en Veracruz pudo ser el paraíso: viajes a Europa, diplomados y maestrías financiadas totalmente, vacaciones y el pase al mundial a los Juegos Olímpicos… Todo por un módico precio: que el periodista en cuestión dejara de hacer su trabajo y de mostrar la cruenta y corrupta situación del sexenio del ex gobernador jarocho. El encargado de relatar esta situación, desde el punto de vista de un periodista que no viajó a Europa, ni se fue con una maestría pagada, es Noé Zavaleta. Este reportero consagrado por más de diecisiete años tuvo el “infortunio” de querer hacer bien su trabajo, por pasión y no obligación, durante uno de los peores sexenios de Veracruz.

Zavaleta, junto con otros ponentes, habló en el evento organizado el lunes  por la doctora Elba Díaz Cerveró en la Universidad Panamericana. En la jornada, titulada “El tratamiento periodístico del crimen organizado en México. La visión de quienes informan”, se reunieron algunos de los periodistas con más trayectoria en el área y que tienen un común denominador: hacer periodismo independiente y seguir mostrando la violencia que realmente sucede en México.

El periodista veracruzano comenzó relatando solo algunas de las situaciones vividas durante El infierno de Javier Duarte, tal como se titula su libro que describe ese sexenio. Recursos públicos acabados antes de terminar su gubernatura, 19 periodistas asesinados solo en su sexenio y 3 600 carpetas de investigación referentes a personas desaparecidas, la mayoría entre 17 y 25 años. Ante un escenario así, “El periodismo en Veracruz se tuvo que hacer como se podía”, asegura Zavaleta.

Duarte permitió la entrada al Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) en el territorio que el sexenio anterior había sido de los zetas, y una guerra se desató: más de 7 000 homicidios registrados, 45 municipios con fosas y cementerios clandestinos con más de 1 000 cuerpos, entre otras cuestiones.

Esta batalla por el territorio creó, además, la figura del narcorreportero: periodista que, fuera por necesidad o por beneficio, accedió a reportear o publicar como el narco se lo pedía. En una entrevista exclusiva con El Despertador Panamericano, Noé Zavaleta nos contó que son reporteros o periodistas comunes, pero la mayoría de nota roja. Sus fuentes son militares, policías o generales que, al momento de entrar el narco a Veracruz, se fueron con los Zetas o con el CJNG, entonces los contactaron. Muchos de los reporteros en el estado tienen salarios de tres mil pesos, por lo que, si el narco ofrece cinco mil más, aceptan el trabajo. Algunos de estos periodistas mueren a manos del bando contrario que los contrató.

Zavaleta, quien tuvo que ir a cinco funerales de periodistas en 2015, explica que cada caso es una enseñanza de prudencia para no cometer un error que cueste la vida. En la entrevista, explicó que Veracruz, a pesar de que Duarte ya salió, sigue con problemas, homicidios y desapariciones, sobre todo en las zonas marginadas. Relata el caso de una madre que lleva buscando a su hija por siete años, y aún no la encuentra, y lo único que hizo la procuraduría fue poner un espectacular -hace dos años- con la foto de la joven. Como ella, hay otras 13 desaparecidas más.

Ante este escenario tan cruento, le preguntamos al periodista cuál cree que fue la mejor manera de cubrir el sexenio de un hombre como Duarte. Explicó que exponiendo lo que ocurría, y no por morbo, sino para que quedara un registro de lo que esa persona hizo. Dijo que le encantaría ver en 30 años que alguien quiera saber cómo fue esa etapa en Veracruz y que esté retratado el infierno de Duarte y el del narcotráfico en su estado ya como algo pasado. Dejando clara su intención de evitar a toda costa seguir elevando o enalteciendo la imagen del narco todopoderoso y rico, durante la conferencia hizo una aclaración muy importante:

Narco muerto o narco en la cárcel merecerá una historia mía.

Finalmente, Zavaleta comentó que, para que el buen periodismo -el independiente, el que va contra lo que un narco le manda hacer o contra lo que el gobierno le pide- siga, la sociedad debe de apoyar a esos medios. Según sus palabras, es necesario consumir periódicos independientes y auténticos, y verdaderamente comprar los ejemplares o pagar la inscripción. Dijo que alguna vez le ha tocado ver gente que le toma foto a una columna o a una nota en un periódico o en una revista y la pasa por whatsapp, para que las otras personas no tengan que comprarla, pero que, además de no pagar por la información, por el trabajo de esos periodistas que incluso arriesgan su vida, solo leen el titular y el primer párrafo.

Incita a los lectores a que no consulten solo un medio, sino tres o cuatro. Hay periódicos que se van por la noticia oficial del gobierno, donde se dice que alguien es un capo y verdaderamente no lo es. Mientras que hay otros que verdaderamente exponen la verdad. Curiosamente, Zavaleta iba por el camino del periodismo deportivo en un inicio, pero ahora se dedica a denunciar, a contar situaciones que merecen ser contadas y a sobrevivir haciendo buen periodismo en infiernos como el de Duarte.

You may also read!

270564-01-05

Ghosn: La caída del emperador automotriz

Años pasados, a Carlos Ghosn, el titán automotriz y responsable de la exitosa alianza Mitsubishi-Renault-Nissan que fabrica uno de

Leer mas...
twitter-facebook

Redes sociales… ¿burbujas o espejos?

Se rumora de un plan maquiavélico en el que las redes sociales se están apropiando de las mentes de

Leer mas...
Crédito: loboswiki.com

El beneficio de aprender a aullar

Los refranes son frases de obvia connotación, tan fantásticos y precisos que encajan en todo momento: “Camarón que se

Leer mas...

Leave a reply:

Your email address will not be published.

Mobile Sliding Menu