¿Por qué perdonamos a Obama?

In ACTUALIDAD, INTERNACIONAL, No tan reciente
sad-obama

Twitter y Trump, la ecuación predilecta del 2017, lo volvieron a hacer. En un afán de desviar los vínculos con Rusia, el actual presidente de los Estados Unidos acusó a su predecesor, Barack Obama, de espiarlo en la Trump Tower durante las elecciones. La denuncia hecha el 4 de marzo por medio de la red social ya fue refutada por el jefe del FBI, James Comey. Al no encontrar evidencia factual para encomendar una investigación, Comey ya hizo caso omiso a las declaraciones de Trump, las cuales no procederán a una indagación formal. El esfuerzo de Trump por desprestigiar a Obama fue improductivo y además provocó una fuerte reacción en las masas que defendieron fervientemente al ex presidente.

Dejando a un lado la maniobra baldía de Trump, tal parece que el legado de Obama como líder del ejecutivo se ha convertido en patrimonio internacional. Criticarlo es síntoma de simpatía con Trump. Señalar las deficiencias de su gobierno resulta en anatema para los liberales estadounidenses y la vasta mayoría de la gente en el mundo. El concepto popular del ciudadano global concibe a Barack Obama como el líder de un gobierno estadounidense próspero, inclusivo, educado e innovador. Sin embargo, los hechos ocurridos en sus dos periodos presidenciales proyectan conclusiones contrarias a la idealización que se acepta tan dogmáticamente en el acervo popular. Hay que tomarse un momento para evaluar si la reverencia que tenemos hacia Obama es precisamente por sus logros como presidente o si se basa en el repudio a su reemplazo.

Barack Obama tiene algunos indicadores negativos durante su mandato, específicamente en el aspecto económico. George W. Bush aumentó la deuda externa de 5 a 10 billones durante sus ocho años como presidente; Obama la llevó de 10 a 19 billones también en sus dos legislaturas. El índice de desempleo (9.7%) fue mucho mayor al de su predecesor (7.8%). El crecimiento del PIB (Producto Interno Bruto) pasó de ser el constante 3% a un raquítico 1.5%.

Una de las promesas del hawaiano para llegar a la presidencia fue regresar a los soldados del Medio Oriente a casa. Actualmente hay tropas estadounidenses en siete países asiáticos y, aunque el número de elementos totales disminuyó, las campañas en Medio Oriente parecen lejanas a concluirse. Lo que sí consiguió el Premio Nobel de la Paz fue cambiar el concepto de la guerra: menos hombres y más tecnología. Aprobó 563 ataques de drones en Pakistán, Somalia y Yemen que cobraron la vida de civiles en una nueva guerra justa más automatizada y menos humana donde el código binario destruye al genético.

Si se pensaba que con el asesinato de Osama Bin Laden finalmente caería el régimen yihadista, Obama solamente abrió la caja de pandora. El Estado Islámico se consolidó como un actor poderoso durante su mandato, el cual fue un terreno perfecto para la campaña de Donald Trump. El actual inquilino de la Casa Blanca desaprobó la forma en que Obama había abordado el problema y construyó sobre la figura de ISIS al antagonista ideal que le dio unión a su discurso.

La cohesión entre razas tampoco mejoró a partir del 2008. La división entre blancos y negros se acentuó con la insurgencia del movimiento Black Lives Matter y los disturbios que ocurrieron en Baltimore, Oakland, Anaheim, Milwaukee y Charlotte, entre otras ciudades. La mayoría de estas manifestaciones fueron consecuencia de asesinatos de jóvenes afroamericanos coludidos con el abuso del poder de las autoridades.

Además, la administración de Obama dejó un legado de 2.5 millones de deportaciones de inmigrantes, la mayor cifra para un presidente americano en la historia,  y un sistema de salud controversial (Obamacare) que será desmantelado.  

¿Por qué hay tanto recelo al evaluar el desempeño de Obama? ¿Por qué se enaltece tanto a una figura que, viendo los balances, no fue efectiva? Hay varias respuestas posibles para este fenómeno.

A Obama se le perdona principalmente porque es un tipo carismático, sonriente y agradable a la mayoría de las personas. Se vindica porque rompió el estigma del presidente blanco al representar a una minoría, afroamericana y hawaiana. Aglutina la pluralidad y el discurso neoliberal que apela a las masas.

Con una retórica pulcra y una facilidad camaleónica para relacionarse con niños, adultos, mujeres y extranjero, Obama se ganó el favor del pueblo. Se le justifica porque es cabeza de una familia ejemplar y trata a su esposa con dignidad. Su gracia ha sido objeto de diversos videos en redes sociales cuyo efecto ha culminado en la apoteosis de Barack Obama como el arquetipo del presidente perfecto.

Pero, en concreto, una de las razones más importantes de su admiración recae en la coyuntura política que convergió con sus últimos meses en la Casa Blanca. Donald Trump, que carece de todas estas cualidades, es su antítesis en el plano personal. Barack Obama es la encarnación de las virtudes que un líder necesita. Es el rey-filósofo al que llama la corriente platónica. Por medio de una insólita jugarreta del destino, el momento más determinante de su carrera política llegó con el ascenso de Donald Trump al poder.  

Infatuó con su carisma y una vida personal irreprensible pero, cuando a los historiadores les llegue el día de rendirle cuentas, verán con certeza—y algunos con sorpresa— que no fue la figura mesiánica a la que se alude en el presente.

Toda gran sombra tiene un resplandor y Obama encontró la suya. Entre más se equivoque su contraparte por más inefectivo que este sea Barack Obama seguirá brillando en ese fulgor etéreo.

You may also read!

56400409_1021688798040382_9060826456917016576_n

Vive la semana Santa en Guerrero

Se acerca Semana Santa y, si aún no sabes dónde vacacionar, una de las mejores opciones es Guerrero, ya que este estado

Leer mas...
56706252_704310716651753_8297730709674524672_n

“La ley va por un lado y la realidad del otro”, Héctor Aguilar Camín

Héctor Aguilar Camín, periodista, novelista e historiador mexicano visitó nuestro campus el lunes 8 de abril para impartir la conferencia

Leer mas...
ciudad-up

Orgullosos de nuestro titán universitario

La Universidad Panamericana se viste de gala con la construcción de la Ciudad Universitaria Panamericana. Se trata de un verdadero

Leer mas...

Leave a reply:

Your email address will not be published.

Mobile Sliding Menu