La trayectoria del pianista Marco Antonio Verdín se refleja en los jóvenes talentos

In ACTUALIDAD, LOCAL, No tan reciente, Perfiles culturales
Processed with Snapseed.

El piano se ha vestido de gala en un homenaje a la trayectoria del maestro pianista mexicano Marco Antonio Verdín Cortés, en un concierto a seis manos celebrado el pasado martes 27 de septiembre en el Teatro Degollado. Así se conmemoraba  el 150º aniversario del este teatro de la ciudad.

Puesto que se trataba de un evento de gala, la mayoría del público llegó vestido de acuerdo a lo que dicta la etiqueta de la elegancia. Quienes presenciaron el evento eran, principalmente, personas de entre cuarenta y sesenta años. Había pocos jóvenes, lo cual, probablemente, dice de la poca difusión de la cultura que hay actualmente entre las nuevas generaciones.

Processed with Snapseed.
Nombre del concierto de gala de piano

El programa comenzó a las 20:00 horas con la Sonata para piano No. 21 Op. 53 “Waldstein” de Ludwig van Beethoven. Esta consta de tres movimientos, y estuvo interpretada por el estudiante tapatío Alejandro Reynoso Sánchez, que se ha dedicado desde los nueve años al estudio del piano. La sonata es dramática, tensa y con escalas muy rápidas.

Posteriormente siguió con “La Chacona BWV 1004” de Johann Sebastian Bach. La interpretó el maestro Verdín de una forma muy profesional. Es una obra singular por su duración –algo inferior a los 15 minutos- y dificultad técnica. Originalmente fue escrita para ser interpretada en violín.

En seguida prosiguió el evento con un pequeño intermedio de 15 minutos. Después entró a tocar el segundo estudiante y tercer intérprete, Samuel Armas, quien comenzó sus estudios musicales y los profesionalizó en The Julliard School en Nueva York. Él se ha presentado en festivales internacionales, desde los celebrados en Estados Unidos a otros de la Unión Europea, como los de República Checa, Holanda, Rumanía, Hungría, Bulgaria, Eslovaquia, Italia y Polonia.

En esta ocasión, Samuel Armas tocó el “Prelude, Fugue et Variation Op. 18 FWV 30”, compuesta por el francés César Franck; después interpretó un conjunto de piezas de Beethoven: “Die Ruinen von Athen, Las Ruinas de Atenas, Op. 113”. A continuación comenzó una de las partes más emocionantes del concierto: varias interpretaciones a cuatro manos por el Maestro Verdín y por Alejandro Reynoso.

La primera de esas interpretaciones fue la “Toccata”, de Pierre Sancan, seguida por una que cautivó a muchos: “Spyaschaya Krasavitsa”, en español conocida como la música de “La bella durmiente, Op. 66”, de Piotr Ilyich Tchaikovsky. No exageramos si decimos que muchos se conmovieron al oír esa composición, que fue una de las piezas más aclamadas y aplaudidas.

Un señor de mayor edad, probablemente alrededor de los 80 años, vio todo el concierto con sus binoculares y tocaba exactamente al ritmo de las piezas musicales cada una de las obras en su pierna, con sus dedos. Probablemente es pianista y practicó este instrumento durante mucho tiempo, pues el ritmo de sus dedos iba perfectamente coordinado con el piano del escenario.

A continuación, se presentó un performance en pareja con las piezas de Ferenc Liszt “Tristan und Isolde S 447”. Ésta tiene notas alegres, pero predominan las tristes, por la conocida historia de “Tristán e Isolda”. La misma pareja – Alejandro y el maestro Verdín tocaron, del mismo compositor, la difícil “Rapsodia Húngara No. 2, S. 244”, probablemente la más famosa del músico. Hasta la actualidad, esta composición ha llegado a formar parte del repertorio principal de música para Duo de Piano.

Por último, llegó la parte del concierto más emocionante y sorpresiva para muchos: dos piezas para Piano a seis manos. Los tres músicos tocaron increíblemente el “Valse” y “Romance” de Serguei Rakhmaninov. Este pianista a los 17 años transcribió la obra de “La Bella Durmiente” para piano a cuatro manos. La dos obras compuestas para piano a seis manos son unos de los pocos trabajos originales de la historia escritos para esta combinación.

Processed with Snapseed.
Las últimas interpretaciones fueron para piano a seis manos

El concierto fue una mezcla de obras famosas que mostró a muchos la trayectoria de un pianista mexicano, Marco Antonio Verdín, que tanto ha enseñado a los dos estudiantes, Alejandro Reynoso y Samuel Armas, durante muchos años. Hoy en día bien se puede asegurar que las enseñanzas del maestro se han plasmado en el desarrollo del talento de sus discípulos.

You may also read!

2019-10-10

Fiestubre jalisciense

Millones de bloques de Lego, un teatro experimental, un show de rayos láser, luces y música, un pabellón con

Leer mas...
carlos-gonzalez-puso-reposicion-fotos

Pumas rescata el empate frente al Chivas

Aunque fueron superiores, las Chivas no pudieron conseguir la victoria de local frente a unos Pumas que salieron a

Leer mas...
Foto: AFP

Las contradicciones del Presidente

La noche del domingo el Presidente Andrés Manuel López Obrador dio su primer Grito de Independencia en el Zócalo

Leer mas...

Leave a reply:

Your email address will not be published.

Mobile Sliding Menu