La Copa Prometida

In ACTUALIDAD, La Casaca, No tan reciente, Uncategorized

El estadio Azteca vibraba. Los gritos de los aficionados, los memes y hasta las cadenas de Whatsapp eran la reacción a un partido totalmente mediático: el ya tradicional América contra Chivas de Guadalajara. Toda la atención se desvió a este encuentro y la gente descuidó el otro lado de la llave donde los Gallos Blancos de Querétaro lograban un triunfo histórico en contra de los Diablos Rojos de Toluca y clasificaban a la final de la Copa MX, la cual disputarían contra las controversiales Chivas, comandadas por el Argentino Matías Almeyda en tierras Queretanas, en el mítico estadio Corregidora.

img_6335

La Copa MX es un torneo que organiza la federación mexicana de futbol, queriendo replicar el formato europeo donde los equipos de primera división juegan torneo de liga y también de copa contra equipos de otras divisiones, ésta competición ya existía pero se suspendió y hace unos años la trajeron de vuelta.

El estadio Corregidora es un recinto que replica el diseño del estadio Azteca pero en menor escala y fue construido para el mundial de México 86 y todos esos años había estado esperando este día, así que era la oportunidad del equipo Queretano de poder levantar el primer trofeo de su historia pero el problema es que en frente tenían a un equipo tapatío inspirado, que salía de una mala racha y que acababa de derrotar a su acérrimo rival “el equipo mas grande de México” como es coloquialmente conocido el Club América.

El tráfico para entrar al estadio comenzó cuatro horas antes de que empezara el partido, y era algo de esperarse ya que los medios informaron que hubo gente que había acampado fuera del estadio solo para poder conseguir una entrada a este esperado encuentro del fútbol mexicano.

Mi ritual pambolero comenzó al llegar una hora antes al estadio, pasar los puntos de control donde se podían apreciar emotivas porras llenas de color por parte del equipo local, aguerridos, sedientos y con mucha energía los integrantes de la Resistencia Albiazul (porra de los gallos blancos) gritaban con tambores, banderas y mucha cerveza; al llegar a mi lugar anticipadamente continué mi ruta a por una caguama y junto a mi butaca se encontraba un fiel seguidor de los gallos apodado el coro, ya conocido en el estadio por no faltar a ningún partido de su equipo, así como Coro todas las butacas a mi alrededor estaban llenas de una afición que lo entrega todo por un equipo que estaba dispuesto a ganar la copa esta vez.

La porra del equipo local desplegó una manta gigante con una calavera y con una frase que decía “juramos amarnos hasta la muerte” y los jugadores tomaron sus posiciones después de cantar el himno nacional para que empezara la esperada final.

Futbolísticamente hablando fue un partido sin mucho espectáculo y con mucho nerviosismo, al principio las pelotas divididas y los balonazos sin rumbo alguno eran una constante, con una sola oportunidad clara por parte del Guadalajara y Alan Pulido el apodado “Cr7 Mexicano” por la prensa se encargó de fallar rotundamente la oportunidad de gol.

El primer tiempo culminó con una ligera ventaja por parte del Guadalajara, la cual posteriormente iba a aumentar a causa de la expulsión de un jugador de Gallos quien fue expulsado minutos después de que entrara de cambio para reforzar la defensa, perdió la cabeza y le soltó un cabezazo a un jugador rival.

Los Gallos lograron aguantar el cero en su portería y confiaban en su portero brasileño Volpi quien había sido el héroe de la semifinal y en los penales buscaba lo mismo. No hubo tiempo extra, el silbante avisó que ya se había acabado y los gallos sufrían una presión asfixiante en el campo por parte del equipo rival y también por el compromiso de conseguir el trofeo en casa.

La tanda de penaltis inició con un Volpi confiado, seguro y talentoso moviéndose por toda el area para distraer al tirador rival, la pelota es colocada a once pasos de la portería y como el destino lo pintaba, Volpi tapó el penal, lo demás es historia.

La racha del equipo local continuó y anotaron todos los penales que debían anotar, a pesar de una falla en el tercer intento; Alan Pulido se encargó de fallar el único intento que le quedaba a las Chivas de seguir con vida. Esto convertía automáticamente a los Gallos Blancos de Querétaro en campeones.

La euforia que vendría a continuación era como ver una olla express explotar, toda la presión de años de maldición salió y los cohetes. la pasión, los aficionados, los jerseys, las porras, el estadio, la afición todos triunfantes al momento en que los jugadores levantaron la copa como unos guerreros responsables de una victoria épica, una victoria no solo para Querétaro sino para todo el futbol mundial.

Los campeones le dieron vueltas al estadio, se subieron a la portería y la cancha se llenó de familiares de los involucrados en el triunfo; un momento trascendente para la ciudad de Querétaro y sobre todo para el futbol mexicano, que está subiendo su nivel significativamente con el objetivo y la ilusión de algún día poder tener el nivel de esas ligas tan idolatradas como la inglesa o la española.

Una institución de renombre finalmente levantará una copa, algo mágico, a fin de cuentas este deporte, el mas bonito del planeta sin duda alguna, es de magia, es de pasión, es de sentimiento.

img_6345

You may also read!

_104601901_amlomaduro

Lo que pasa en Venezuela y el papel de México

  Esta semana ha salido a la luz la histórica entrevista del periodista Jorge Ramos al presidente de Venezuela

Leer mas...
marcelo-ebrard-mike-pence-reunion-estados-unidos-mexico-sre-jpg_132249826

Nada claro, salvo que México es un país fuerte

El día de ayer se llevó a cabo el encuentro entre los representantes del gobierno de Donald Trump y

Leer mas...
61747506_2283455898571556_4016905327936012288_n

El Liverpool reina en Europa

Fueron 14 largos años de fracasos, reconstrucciones y humillaciones, pero finalmente, el Liverpool F.C. conquistó su sexta Champions League

Leer mas...

Leave a reply:

Your email address will not be published.

Mobile Sliding Menu