Francia elige a Europa con el triunfo de Macron

In ACTUALIDAD, INTERNACIONAL, Portada
france

La segunda vuelta de las elecciones francesas ha elegido a Emmanuel Macron como el nuevo presidente electo de Francia. La victoria fue amplia para el líder de En Marche, quien ganó la contienda al conseguir el 66% de los votos electorales frente al 39% de su contrincante, Marine Le Pen. El desenlace de la pugna por el puesto del ejecutivo dejó consecuencias directas en la configuración política mundial, además de otros panoramas que, aunque tienen cierta proyección, siguen sin definirse.  La gran pregunta del momento no es nada sencilla… ¿Qué representará Emmanuel Macron en el Elíseo?

Por una parte, la candidatura de Le Pen ofrecía una política hermética ubicada en el espectro del neopopulismo. Una de las piezas claves de su discurso abogaba por un referéndum sobre la pertenencia de Francia a la Unión Europea. Quizás en gran medida fue el legado de su padre- Jean-Marie Le Pen, quien además funge como líder del Frente Nacional-, por el cual Marine se convirtió a ojos del público en la candidata de derecha que con más ahínco desaprueba la teoría Europeísta.

En el otro extremo se sitúa Macron y el joven partido político de En Marche. Descrito generalmente por la prensa como un partido de centro izquierda, En Marche cuenta con elementos socio-demócratas, liberales y centristas. A primera vista, toda esta mezcla suena a un extravagante popurrí de ideologías que operativamente representan una incógnita tan grande como la sonrisa de la Gioconda en el Louvre.

Aunque, en el panorama internacional, algunos analistas la comparan con Hillary Clinton y el ‘más de lo mismo’, una cosa es cierta: para los miembros de la Unión Europea, la elección de Macron ha sido un alivio momentáneo. Por lo pronto, París no ha caído dentro de la cortina de hierro que Londres instaló con el Brexit en junio de 2016.

De igual forma, el ascenso de Emmanuel culminó en un fenómeno global que ya había mostrado síntomas durante los últimos años: la muerte paulatina del bipartidismo. Socialistas y gaullistas ni siquiera figuraron en las segundas vueltas, un hecho que rompe con el binarismo habitual de las oposiciones políticas. La influencia de la caída del bipartidismo se va esparciendo poco a poco a otros países y será un invitado confirmado para las elecciones de México en el próximo año.

Los franceses que salieron a la urna tuvieron que tomar una decisión mediante el sufragio y ellos votaron por Europa. Votaron por la Francia del Acuerdo Schengen y de la cooperación internacional. A diferencia de las elecciones que se vivieron en los Estados Unidos durante el 2016, en la cual el centro republicano venció a las periferias democráticas, las segundas vueltas de Francia fueron la situación inversa. París, Lyon, Nantes, Toulouse, entre otras grandes ciudades del centro francés, fueron bastiones para Macron, mientras que pocas provincias como la Côte d´Azur en el sur y Pas-de-Calais en el extremo norte fueron las únicas proclives a Le Pen.

Durante la Segunda Guerra Mundial los estadounidenses liberaron de las fauces del Eje a la Francia de Vichy con el asalto en Normandía. Ese suceso, junto con la férrea defensa de Gran Bretaña contra los ataques alemanes, significaron la permanencia del orden político occidental como lo conocemos ahora. Quizás ayer, en cierta medida y con la debida proporción, Francia finalmente devolvió el favor. La América que está bajo la nueva tutela de Donald Trump fue redimida por el macronismo que desplegaron los galos. Francia, como pieza pivotal de la desintegración o supervivencia de la Unión Europea, dijo un rotundo no a la sombra populista que amenaza Europa y que ya opera en América.

Por el momento, la elección de Macron se enaltece en la prensa global más que nada porque su ascenso significó la derrota de Le Pen. Su gobierno naturalmente genera muchas dudas por su juventud, poca experiencia política y la escasa claridad en sus posturas políticas. En Marche tendrá que justificar su victoria sobre el bipartidismo en una prueba de fuego que mantiene a Europa a la expectativa.

Una historia que hizo eco junto a la victoria de Macron fue la de su peculiar esposa, Brigitte Trogneaux. Ella es 25 años mayor que él. Parecería una simple canción de José José en la que el joven Macron se enamoró de su maestra de teatro a los 17 y el amor le fue correspondido. Hoy, con 39 años él y 64 ella, son el futuro presidente y primera dama de Francia.

Ahora, al igual que Trogneaux, Macron se enfrascará en la difícil tarea de cautivar a otra señora de avanzada edad, a aquella del busto al aire de Delacroix. Marianne, debilitada por los años y abatida por la sucesión de las repúblicas, bailará un último vals con el presidente número 25 de Francia. Macron buscará que los encantos que cautivaron a Trogneaux le sean suficientes para revitalizar a la madre patria de los galos. La música suena y el mundo observa…un-dos-tres, un-dos-tres.

 

 

You may also read!

2019-10-10

Fiestubre jalisciense

Millones de bloques de Lego, un teatro experimental, un show de rayos láser, luces y música, un pabellón con

Leer mas...
carlos-gonzalez-puso-reposicion-fotos

Pumas rescata el empate frente al Chivas

Aunque fueron superiores, las Chivas no pudieron conseguir la victoria de local frente a unos Pumas que salieron a

Leer mas...
Foto: AFP

Las contradicciones del Presidente

La noche del domingo el Presidente Andrés Manuel López Obrador dio su primer Grito de Independencia en el Zócalo

Leer mas...

Leave a reply:

Your email address will not be published.

Mobile Sliding Menu