Cuando la contradicción se hace música

In ACTUALIDAD, LOCAL, Portada
2017-05-18-photo-00003379

Los ídolos son como los colores: todo es cuestión de gustos. Después están las modas y, si el greenery es el tono de la temporada, el reggaeton es el género musical al que ya se han apuntado casi todos los cantantes del momento, incluso quienes, como Luis Fonsi, Enrique Iglesias, Justin Bieber y hasta Maná, antes solo se dedicaban a las baladas o el pop.

Maluma es, probablemente, uno de los más fieles a esta música latinoamericana cuyos orígenes se encuentran -y, de ahí, el nombre- en el reggae de Jamaica. De sus más conocidas canciones pudieron disfrutar anoche más de 8 000 fans en el Auditorio Telmex, en un concierto en el que el colombiano cantó su más conocido repertorio, comenzando por Borró cassette, Desde esa noche -esta vez cambiando a Thalía por su corista habitual- y El perdedor.

Le siguieron Vente p’acá, Puro chantaje -con Shakira solo en el videoclip- y, tras estos dos temas, el ya tan manido lema ‘Aquí no se discrimina a nadie por su estrato social’. Toda una obviedad en el contexto que nos ocupa. ¿Se imaginan? Si un cantante de reggaeton hiciera discriminaciones por estrato social resultaría tan extraño como si uno de heavy metal discriminara a quienes luchan contra el sistema.

Sin embargo, Maluma, en su tradicional selección de una de sus fans para subirla al escenario, no escogió a ninguna de las filas altas -esas que han pagado poco por un boleto porque, quizás, no les alcanza para más-. Maluma, que dice no discriminar a nadie, se decantó por alguien de las primeras filas -esas donde se encuentran los boletos más caros- que resultó demasiado natural como para no pensar que la cosa estaba amañada.

Pero centrémonos en las letras de las canciones, algo que, como suele suceder, ni el más fanático se aprende hasta que no llega al concierto. Si no llegamos a reparar en lo sórdido de los mensajes y solo nos quedamos en la forma, hay que decir que muchos de los estribillos de Maluma ni siquiera tienen sentido gramatical. Por ejemplo, cuando en Borró Cassette dice “… no hay un día que no pare de pensar en su belleza”, siguiendo con la estructura de la frase, da la impresión de que todos los días para de pensar en su belleza. Cuando quiere decir todo lo contrario.

Y, ahora sí, reparando en lo sórdido de los mensajes, resulta impresionante lo contradictorio de Maluma en la temática de sus canciones. Primero está muy enamorado de una mujer que no le hace caso -en El Perdedor-, después no tiene reparos en compartir a su chica con otro, porque él hará lo propio con otra -en Felices los cuatro– y, por último, nada de lo anterior cuenta porque él tiene a cuatro mujeres que hacen cuanto quiere -en 4 babys-…

Obviando que parece tener fijación con el número 4 -lo cual hace pensar que no tendrá mucho éxito con esto en China, donde el número 4 está prohibido por ser el de la mala suerte y el de la muerte-, sus canciones no son nada coherentes. ¿En qué quedamos? ¿Es un eterno enamorado o todo le da exactamente lo mismo?

A quienes, desde luego, no parecen importar las incongruencias ni lo aberrante de las canciones del colombiano es a sus fans. No importa que los organismos internacionales traten de hacerse eco de una lucha feminista que el 8 de marzo se mostraba en las redes sociales de esas mismas mujeres que anoche coreaban de voz en grito letras irreproducibles como la de las babys.

La democracia posmoderna tiene estas cosas. De la misma manera en que uno es libre de elegir qué color le gusta -aunque sea el que peor le siente- o a qué político votar -aunque sea el que peor le represente-, una mujer puede aclamar a Maluma aunque sus letras sean denigrantes. Probablemente, les gusta porque ellas son igual de incongruentes que sus letras. Ya lo dice el propio cantante: no menosprecia a nadie. En realidad, sí lo hace. Aunque ni siquiera es necesario: al consumir su música, ya se menosprecian ellas solitas.

You may also read!

politing

Julio Pizetti: “El principal problema de los partidos es que siguen un camino que los aleja de la sociedad”

La era del Internet ha llevado a los políticos a replantearse cómo hacer una campaña política. Desde el enfoque

Leer mas...
e61ee0d4-4afe-49bb-96b7-efaeaf4982a6-1

Cuando cinco kilómetros parecen un maratón

Para mucha gente, una simple corrida de cinco kilómetros no representa un gran reto. Para otros que gozan de

Leer mas...
dsc_3727-01

José María Rincón: “El narcotráfico no está alejado de nosotros”

Por: Niza Quintero y Fabiola Nava José María Rincón Burboa estudia Administración y Recursos Humanos en la Universidad Panamericana Campus Guadalajara

Leer mas...

Leave a reply:

Your email address will not be published.

Mobile Sliding Menu