Cuando cinco kilómetros parecen un maratón

In ACTUALIDAD, La Casaca, LOCAL, Portada, TUPlan
e61ee0d4-4afe-49bb-96b7-efaeaf4982a6-1

Para mucha gente, una simple corrida de cinco kilómetros no representa un gran reto. Para otros que gozan de una vida sedentaria, como su servidor, esta distancia puede asemejarse a un maratón. La 9na Carrera Tajín UP fue el blanco donde puse la bala; el objetivo por alcanzar en mi vida deportiva.

La mañana del cinco de noviembre proporcionaba el clima adecuado para esta hazaña. Las pocas horas de sueño y la resaca moral de la derrota de las Chivas en el Clásico Tapatío no iban a impedir que faltara al compromiso. Llegué al Parque Metropolitano con mi atuendo de runner listo para pasar desapercibido entre la muchedumbre: de seguro dentro del frenesí de la carrera nadie notará que no pertenezco a este lugar.

A la ocho en punto se dio el conteo inicial. Los corredores que competían en las categorías de cinco y diez kilómetros comenzaron a movilizarse a través de la ruta. Había de todo: estudiantes con sus papás, grupos de jóvenes, profesores, personal administrativo, corredores con ninguna conexión a la UP e inclusive, algunos participantes con sus perros. Yo no estaba listo para diez kilómetros (ni estaré, nunca), así que elegí la ruta corta de los cinco.

La masa roja -porque de ese color eran las playeras- poco a poco se fue esparciendo por las veredas del Parque Metropolitano. Los más aptos para la tarea salieron con un paso arrollador, otros, comenzaron con un ligero trote. Un selecto grupo (yo no) prefirió iniciar caminando. En el cruce del kilómetro número dos se encontraba el primer módulo de rehidratación. Allí había estudiantes monitoreando que todo estuviera en orden mientras gritaban palabras de aliento y repartían bolsas con agua.

Mi paso fue de menos a más. Mi recta final de los últimos dos kilómetros fue un cierre digno. Crucé la meta con los brazos extendidos a pesar del poco quórum gracias a mi llegada tardía. Los demás ya estaban esperándome con plátanos y Electrolit en mano. A continuación se llevaron a cabo las premiaciones en donde quedé verdaderamente atónito con los tiempos impuestos por estos individuos.  Mi tiempo será omitido por motivos de autocensura.

No sólo los ganadores fueron premiados. Absolutamente todos los corredores recibieron una medalla por su participación. Que no les sorprenda verme con ella toda la semana. La rifa post carrera era mi gran oportunidad para ganar algo, sin embargo no conté con la suerte de llevarme una mochila Chenson o una playera firmada del Atlas. Ni hablar, no siempre se puede todo.

Para terminar bien el día todavía nos hacía falta seguir una máxima del atletismo: una gran carrera siempre culmina con un gran desayuno, es decir, tortas ahogadas. Contento pero cansado, nos retiramos a nutrir nuestros cuerpos. En retrospectiva, lo importante fue terminar y formar parte de una actividad aeróbica y universitaria en la cual correr pasa al plano secundario y convivir entra en el primero. Yo quedé satisfecho.¿Forrest Gump? ¿Ana Gabriela Guevara? ¿Usain Bolt? No se equivoquen, una nueva estrella nació en la 9na Carrera Tajín UP.

 

You may also read!

simon

“No creo en una economía con 52 millones de pobres”, Simón Levy-Dabbah

Emprendedor, multicultural y mexicano, Simón Levy-Dabbah presentó en esta trigésimo primera edición de la FIL su nuevo libro titulado

Leer mas...
perezreverte

Arturo Pérez-Reverte: “A veces, leer no es bueno”

Este domingo 26 de noviembre, el escritor español Arturo Pérez-Reverte presentó en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara

Leer mas...
b9eeabaa-6639-44ed-80a2-22453bb59b94

“Revoluciones por minuto” reflexiona sobre el alcohol al volante

Por Niza Quintero y Fabiola Nava. La Universidad Panamericana Campus Guadalajara presentó la obra Revoluciones por minuto (RPM) del 14

Leer mas...

Leave a reply:

Your email address will not be published.

Mobile Sliding Menu