Las mujeres y su buena fama

In ACTUALIDAD, NACIONAL
mexico-jueces-sin-rostros

El machismo en México es un comportamiento latente en gran parte de la sociedad del país. Cada vez se logra erradicar más pero aún quedan huellas en los tratos a las mujeres; en los abusos y feminicidios, en los sueldos en ocasiones más bajos o en el acoso sexual. Sin embargo, lo más preocupante, aunque no por eso las acciones de cada individuo en contra del sexo femenino sean de menor gravedad, es que las propias leyes del país se siguen rigiendo por estereotipos como la “buena fama”.

En México la interrupción del embarazo voluntario, o aborto, es legal únicamente en la Ciudad de México hasta las doce semanas de gestación. En casi todos los demás estados, a excepción de Guanajuato, Guerrero y Querétaro, es válido si se logra comprobar que el embarazo fue producto de una violación. Y algunos otros no lo toman como delito si se presentan malformaciones fetales o si pone en peligro la vida de la madre.

Mas si la embarazada no cumple con ninguna de las anteriores características y aún así comete el delito, todavía tiene ciertas vías por las cuales podría disminuir su sentencia.

En días anteriores el periódico español El País, publicó una nota en donde pone en manifiesto los códigos penales de seis estados mexicanos que tienen como condición, para menguar la sentencia otorgada por un aborto voluntario, que la juzgada “no tenga mala fama”. Mas si la mujer en cuestión fuera considerada una mujer indecente aún le quedan otras dos rutas que tomar para atenuar su sentencia: “que haya logrado ocultar el embarazo” o que “éste sea fruto de una unión ilegítima”.

Nayarit, Tamaulipas, Yucatán, Oaxaca, Zacatecas y Puebla son los estados que contemplan como merecedora de una reducción de sentencia a la mujer que, sin considerar el embarazo, tenga una correcta reputación. Las sanciones por el aborto voluntario varían de uno a cinco años de cárcel, pero serán de cuatro meses a un año, o en ocasiones a dos años en algunos estados, para las mujeres que cumplan con los requisitos mencionados anteriormente.

No obstante, independientemente del castigo que se aplique, la pregunta es ¿cómo un juez puede decidir si una mujer tiene o no buena fama? Ya que si se va al fondo del término, ¿qué es buena fama? La RAE se refiere a fama como “opinión que la gente tiene de alguien o algo”. Y al mismo tiempo, opinión aparece definida como “juicio o valoración que se forma una persona respecto de algo o alguien”. Opinión, valoración y juicio, son todas palabras con connotación subjetiva.

El reglamento legal que dictamine cómo es que una mujer puede obtener una reputación correcta o incorrecta es inexistente, porque, como se explicó antes, definir cual sería una buena y mala fama es algo tan subjetivo que ese criterio podría ser aplicado a discreción de cada juez.

De acuerdo con el abogado y experto en derecho Gerardo de la Cruz Tovar, las cláusulas referentes a la buena fama de una mujer y a la negación del embarazo están identificados en el ámbito del derecho como elementos éticos normativos. Éstos son aquellos que necesitan ser interpretados, es decir, que la ley no necesariamente especifica a qué se refiere.

Esta interpretación parte del punto de vista cultural del lugar. Cuando la ley enuncia que la mujer “no tenga mala fama” se refiere a que no se hable de la mujer; si tiene o no actitudes consideradas “invirtuososas” no importa, siempre y cuando no se hable de ella. Pero, en un país donde es fácil que se hable de las mujeres tanto por sus acciones, su vestimenta o incluso por la forma en la que hablan, es complicado no pertenecer al grupo.

Respecto a ocultar el embarazo, Tovar esclarece que es tanto con la vestimenta como con aislarse, es decir, que limite su contacto con la sociedad con el fin de que su comunidad no descubran su estado. Y finalmente en relación al punto de “fruto de una unión ilegítima”, el abogado pone en manifiesto que esto es válido si la concepción se dio fuera del matrimonio o del concubinato -ambas opciones están consideradas por el código civil como uniones legítimas-.

¿Cómo es que, incluso en situaciones de tipo penales, la mujer se sigue viendo sometida a estereotipos y no a hechos concretos? ¿A si hablan o no de ella? Porque si las mujeres van a ser juzgadas por su reputación o lo que se dice de ellas,  la regla debería ser aplicada a todos los delitos que cometan; asesinato, robo, violación, fraude, abandono…

Para ser justos con ambos sexos, deberíamos comenzar a tratar todos los delincuentes de esta manera; reducir la sentencia de un asesino, si “no tenía mala fama” o si “intentó esconder su crimen”, o disminuir la condena de un violador si tenía buena reputación o si no publicó que había abusado de alguien.

 

You may also read!

b9eeabaa-6639-44ed-80a2-22453bb59b94

“Revoluciones por minuto” reflexiona sobre el alcohol al volante

Por Niza Quintero y Fabiola Nava. La Universidad Panamericana Campus Guadalajara presentó la obra Revoluciones por minuto (RPM) del 14

Leer mas...
politing

Julio Pizetti: “El principal problema de los partidos es que siguen un camino que los aleja de la sociedad”

La era del Internet ha llevado a los políticos a replantearse cómo hacer una campaña política. Desde el enfoque

Leer mas...
e61ee0d4-4afe-49bb-96b7-efaeaf4982a6-1

Cuando cinco kilómetros parecen un maratón

Para mucha gente, una simple corrida de cinco kilómetros no representa un gran reto. Para otros que gozan de

Leer mas...

Leave a reply:

Your email address will not be published.

Mobile Sliding Menu