El caso más cruel de la censura contra periodistas

In ACTUALIDAD, INTERNACIONAL, Portada
ISTANBUL, TURKEY - OCTOBER 08:  A man holds a poster of Saudi journalist Jamal Khashoggi during a protest organized by members of the Turkish-Arabic Media Association at the entrance to Saudi Arabia's consulate on October 8, 2018 in Istanbul, Turkey. Fears are growing over the fate of missing journalist Jamal Khashoggi after Turkish officials said they believe he was murdered inside the Saudi consulate. Saudi consulate officials have said that missing writer and Saudi critic Jamal Khashoggi went missing after leaving the consulate, however the statement directly contradicts other sources including Turkish officials. Jamal Khashoggi a Saudi writer critical of the Kingdom and a contributor to the Washington Post was living in self-imposed exile in the U.S.  (Photo by Chris McGrath/Getty Images)

El periodista Jamal Khashoggi ingresó el 2 de octubre al consulado de su país natal, Arabia Saudí, en Estambul, Turquía, sin saber que al poco tiempo formaría parte de la larga lista de periodistas asesinados, y de la forma más cruel posible: torturado y descuartizado, cuando probablemente aún estaba con vida.

Khashoggi, un periodista conocido por sus críticas al régimen saudita de Mohamed Bin Salmán, acudió a la embajada el pasado 28 de septiembre para obtener el documento oficial que le permitiría casarse en tierras turcas con su novia Hatice Cengiz. Sin embargo, ese día no le quisieron atender y le dijeron que regresara el 2 de octubre. Ante esa extraña petición del consulado, el periodista, que ya parecía sospechar que algo se estaba tramando contra él, le pidió a su novia que, si no tenía noticias de él después de la citación, visitara a un consejero del presidente turco, Recep Tayyip Erdogan. Tras 10 horas de espera fuera del edificio y al no ver señales de él, la novia notificó su desaparición a las autoridades.

Tras varios días de suspenso, y crisis diplomática entre los países involucrados por la incertidumbre de dónde se encontraba Khashoggi, este martes 16 de octubre fuentes oficiales no dadas a conocer, así como medios internacionales, rompieron el silencio con noticias que revelaban la muerte del periodista dentro del consulado saudí. Pero no ha sido hasta el día de hoy cuando se ha conocido la existencia de un audio que revela, con toda crudeza, que fue torturado y asesinado.

En este caso, cada día se ha conocido un dato más sorprendente que el anterior. Así, el diario turco  Sabah informaba el martes que un grupo de quince personas había ingresado después de Khashoggi en el consulado -así se puede observar en las cámaras de seguridad- y a él el propio diario se refería como al “equipo de ejecutores” que habría llegado a Estambul exclusivamente para matarlo. Entre esos individuos, se encontraba Salah Mohamed Al Tubaigy, presidente de la Compañía Saudí de Patología Forense, e íntimo de la monarquía saudí.

En la grabación, según lo que publica el rotativo oficialista turco Yeni Safak -es el único que tiene acceso a dicho audio-, Khashoggi fue interrogado y, después, “se le cortaron los dedos de la mano” mientras aún estaba vivo, para ser finalmente “degollado”. El cónsul saudí, Mohamed Al Otaibi, se quejó de lo que estaba sucediendo: “Hagan esto en otro lado. Me van a meter en problemas”, afirma el rotativo que se le escucha decir. A lo anterior, el forense responde: “Si quieres seguir vivo cuando regreses a Arabia Saudí, cállate”.

Según este mismo medio, los gritos de Khashoggi cesaron, después de siete minutos de tortura, tras la administración de algún tipo de narcótico. Luego, el forense comenzó a despedazar el cuerpo mientras escuchaba música por unos auriculares: “Cuando hago este trabajo, escucho música. Deberías hacerlo también”, dice Tubaigy a los compañeros en la grabación.

Este último caso de asesinato a un periodista no solo ha provocado una alerta roja a la Comisión de Derechos humanos de la ONU y una ruptura diplomática entre los países involucrados, sino que ha conmocionado al mundo entero, que califica como “inhumano” este terrible suceso.

Los gobernantes de Turquía y Arabia Saudí siguen a la espera de los resultados de la investigación para dar declaraciones, pero no han dejado de enfatizar que no son culpables del atentado contra el periodista. Mientras tanto, Estados Unidos y el Washington Post, nación y periódico que refugiaron a Khashoggi -este fungió como columnista muy crítico contra su país natal-  en el 2017 y parte de este año, piden resultados de la investigación. Por su parte, Trump ha calificado el suceso como “asqueroso”.

Aunque parece sorprendente que haya sido el propio país de Khashoggi quien lo asesinara en el único pedazo de tierra saudí en Turquía, normalmente, los periodistas no mueren a manos de personajes extranjeros, sino con el arma de un compatriota. Las agresiones y muertes a periodistas constituyen un problema cada vez más frecuente en todo el mundo.

Periodistas mexicanos asesinados y desaparecidos

Como los números demuestran, actualmente hacer periodismo implica tomar riesgos que pueden terminar en la muerte. En 18 años, 148 periodistas han sido asesinados -entre estos 14 mujeres-, y 21 hombres continúan desaparecidos desde 2005. En nuestro país, de acuerdo al Estudio de Colectivo de Análisis de la Seguridad con Democracia (Casede), el 77% de los periodistas dijo haber sido objeto de acoso; el 65% recibió amenazas, el 34% sufrió violencia física, y el 29% fue privado de su libertad. De hecho, el 90% de los periodistas cree que se encuentra en mayor riesgo que el resto de la población mexicana solo por ejercer su trabajo.

You may also read!

main

El verdadero diálogo en las redes sociales

Seguramente te has percatado de que toda la información y contenidos que encuentras en tus redes sociales se amoldan

Leer mas...
boca_river_benedetto_ap

Boca Juniors y River Plate empatan 2-2 y dejan todo para la vuelta

Boca Juniors y River Plate empataron 2-2 en el partido de ida de la final de la Copa Libertadores,

Leer mas...
banderillas

Ventura indulta al toro Fantasma en la México

El rejoneador luso-hispano Diego Ventura y el astado jabonero de 487 kg de nombre Fantasma, de la ganadería Enrique

Leer mas...

Leave a reply:

Your email address will not be published.

Mobile Sliding Menu