El Ballet Folclórico de la UdG culmina el ciclo 2017 con el recinto abarrotado

In LOCAL, Perfiles culturales, Portada
c8mtduhvwaaxwwu

El Ballet Folclórico de la Universidad de Guadalajara se presentó en el Teatro Degollado tres domingos seguidos del mes de agosto y septiembre; ayer 17 de septiembre culminó el ciclo 2017 con el recinto abarrotado.

La presentación dio inicio con unos tambores y sonidos prehispánicos mientras daban entrada a cincuenta bailarines en escena con la Danza astral inspirada en las prácticas aztecas. Con gran vigor los coyollis sonaban a cada brinco en un círculo que bailaba en torno a un templete de timbales. A continuación, se presentaron bailables y cánticos del estado de Oaxaca de los que destacaron La llorona, Tehuantepec y La Sandunga.

Como muestra de su cercana relación con la cultura española e indígena el huapango y el fandango son los bailes que representaron al estado de Veracruz; los sones El Zapateado, La Bruja y El Palomo fueron los más ponderados, sin olvidar el danzón que también tuvo lugar con movimientos lentos, románticos pero precisos.

La canción mexicana para contar historias es, por excelencia, el corrido mexicano, que transmite leyendas de amores y desamores. Después de los bailes españoles e indígenas, hombres con zarapes y grandes gorros de paja aparecieron en el escenario del Degollado para cantar leyendas de picardías y tragedias con excelente actuación.

Dos de los elementos que nunca decayeron en el evento fueron el montaje y los vestuarios pero, si se debe resaltar la presentación que más impresionó al público, definitivamente esa sería La danza de los quetzales. Este baile de los totonacas está inspirado en las aves de región y su magnánimo plumaje fue el elemento que reabrió el evento tras el intermedio. Los bailarines danzaban al enérgico ritmo de un tamborcillo y una flauta, con sombreros que cargaban grandes abanicos de coloridos listones entretejidos de poco menos de un metro y medio de diámetro. El resultado de tal despliegue fue la exclamación gustosa por parte del público al final de esta actuación.

A ella le siguió el dulce sonido de la marimba y sus canciones de Chiapas, que con cada movimiento y expresión transmitieron la alegría propia de su gente con temas como Chiapanecas y El torito.

Para culminar la noche, Jalisco fue representado con la belleza y fuerza que se le atribuye por naturaleza, los bailarines dominaron el espacio con sus movimientos llenos de brío y el fiel mariachi, que tocó orgullosamente Guadalajara, El jarabe tapatío y El son de la negra.

Con la multitud en pie aplaudiendo y lanzando silbidos de júbilo, el Ballet Folclórico de la Universidad de Guadalajara remató las fiestas patrias dejando un sentimiento de orgullo nacional por su multiculturalidad y la trascendencia de sus costumbres.

You may also read!

img_0439

La fiesta híbrida

En primera instancia, ConCómics parece una aglomeración de raros que vienen a escuchar sus canciones raras y a comprar

Leer mas...
ballet_jalisco_carmen

Si Carmen te ama, ¡cuidado!

Un teatro Degollado abarrotado fue el escenario perfecto para que el Ballet de Jalisco junto con la Orquesta Filarmónica

Leer mas...
lideres-coreas-kim-jong-un_0_1_800_497

Juegos Olímpicos 2032, la estrategia diplomática para la reconciliación coreana

En 1988, el Comité Olímpico y Corea del Sur negociaban con Corea del Norte para que se sumara a

Leer mas...

Leave a reply:

Your email address will not be published.

Mobile Sliding Menu