Angustia silenciosa

In Opinión Panamericana, Perfiles culturales, Portada
img_1126

Pocas veces ocurre en una sala de cine que el mayor de los ruidos sea el que producen las palomitas al ser masticadas. Normalmente, los disparos, la música o las simples conversaciones inundan de sonido la trama de cualquier película, todo lo contrario de lo que sucede en Un lugar en silencio (A quiet place en la versión original, y Un lugar tranquilo en España) (John Krasinsky, 2018). El relato casi mudo de este filme empieza con una imagen de devastación en un pueblo tan bucólico como misterioso, y las primeras escenas serán el presagio de que pocas cosas buenas sucederán a continuación.

En realidad, la trama es simple: en el pueblo habitan unos monstruos ciegos pero con un poder auditivo tal que, al menor de los ruidos, reaccionan atacando brutalmente para comerse al causante del exceso de decibelios. Nada se puede caer al piso, no se puede caminar con zapatos en la casa ni tampoco ejercitar actividades tan cotidianas como hablar, reír o llorar. Los únicos supervivientes a esta extraña situación son los miembros de una familia que sobrelleva el peligro acechante gracias al lenguaje de señas y a no exteriorizar demasiado sus sentimientos.

Algunas de estas precauciones también tienen sus consecuencias, como le ocurre a la madre de la familia (Emily Blunt) cuando baja descalza al sótano por unas escaleras a las que se les ha salido un clavo en punta. Y todo ello inmediatamente antes de ponerse de parto… Las tragedias se suceden al tiempo que el espectador, que aprende durante el filme a valorar el poder comunicativo de cada palabra, desea que su escasa hora y media de duración acabe cuanto antes.

Así les pasa hasta a los más experimentados en el consumo de cintas de terror y, si de terror hablamos, hay quienes comparan algunas de las escenas con las de los filmes de Hitchcock. Exageran. Aunque la película, a la que no se le puede negar el mérito de haber sido la segunda más taquillera en lo que va de año, consigue causar algunos sobresaltos, los recursos que emplea para ello son limitados, como también lo es la solución fílmica con que resuelve el final de los monstruos y su propio desenlace.

En realidad, más que miedo, Un lugar en silencio genera angustia, tanto por la impotencia de ver cómo los personajes tienen mermada una de las capacidades más humanas que existen -creo que nadie imagina estar en su lugar-, como por el hecho de ver a las viscosas y violentas criaturas de las que nadie sabe cómo han llegado hasta allí. Para los amantes de la cultura popular, el refrán con que resumir esta película puede ser que “Uno solo es dueño de lo que calla”. Para los demás, o para todos en general, lo más valioso debería ser la reflexión sobre el valor de la economía lingüística y la reducción de la comunicación a lo esencial, cuando la época actual nos ha acostumbrado a todo lo contrario.

FICHA TÉCNICA

Género: Terror
País: EEUU
Año: 2018
Duración: 90 minutos
Director: John Krasinski. Reparto: John Krasinski, Emily Blunt, Millicent Simmonds

You may also read!

img_0439

La fiesta híbrida

En primera instancia, ConCómics parece una aglomeración de raros que vienen a escuchar sus canciones raras y a comprar

Leer mas...
ballet_jalisco_carmen

Si Carmen te ama, ¡cuidado!

Un teatro Degollado abarrotado fue el escenario perfecto para que el Ballet de Jalisco junto con la Orquesta Filarmónica

Leer mas...
lideres-coreas-kim-jong-un_0_1_800_497

Juegos Olímpicos 2032, la estrategia diplomática para la reconciliación coreana

En 1988, el Comité Olímpico y Corea del Sur negociaban con Corea del Norte para que se sumara a

Leer mas...

Leave a reply:

Your email address will not be published.

Mobile Sliding Menu