Alumnos de la Escuela de Comunicación representan a la UP en congreso internacional

In Perfiles culturales, Portada
2e94eb40-a3e2-4a88-8e34-1a9d292a0beb

Todo comenzó hace una semana. Desde el sábado 11 de mayo habíamos estado caminando a través de las calles de la ciudad donde edificios antiguos y modernos se mezclan para formar una vista que te puede dejar sin aliento. Éramos cuatro estudiantes y una queridísima maestra, la que hizo que esto fuera posible: Josefina Santana. A todos nos dolían los pies; sin embargo, aún hacía falta cumplir con el objetivo que en primer lugar nos había traído hasta Chicago: presentar nuestras investigaciones en el Congreso Internacional de Investigaciones Cualitativas para regresar a nuestra alma máter, la Universidad Panamericana, con honor y reconocimiento.

La Universidad de Illinois de Urbana Champaign, donde tiene lugar todos los años el Congreso Internacional de Metodología Cualitativa, se encuentra a dos horas del centro de Chicago, por lo que nos vimos en la necesidad de rentar una camioneta para trasladar todas nuestras maletas. Miguel Gutiérrez (el único hombre que nos acompañaba), nos hizo el favor de manejar en esta carretera bordeada de verde y amarillo, mientras que Sayra Valdivia cumplía su función como excelente copilota, evitando que Migue se distrajera en el camino.

Graneros rojos y casas en medio del campo decoraban nuestro trayecto hasta la sede de la Universidad de Illinois en Urbana- Champaign, donde se iba a llevar a cabo el congreso internacional al que nos proponíamos asistir; también uno que otro sembradío ya listo para la temporada de lluvias. Ese día el sol nos hizo el favor de salir, como si supiera que necesitábamos su brillo para prepararnos para el día siguiente. Llegamos a nuestro hotel alrededor de las 7:00 pm y, como no habíamos comido más que papas, quedamos de vernos en el recibidor para ir a cenar a un restaurante que está en frente del hotel.

El lugar es como esos comedores de las películas: mesas de madera, letreros de refrescos y el olor a pollo frito inunda el establecimiento. Una mesera muy amable nos tomó la orden y todos pedimos la 8e2a712b-370f-4202-be7d-26f32c4ccc33típica comida americana. Ya con el estómago lleno y los platos vacíos, llega la cuenta, misma que Dixie no nos dejó pagar, porque, emocionada, nos dijo: “Es la primera vez que en la Escuela de Comunicación se hace algo como esto; tengo desde el 2009 queriendo darles esta oportunidad a los alumnos y hasta hoy se logró, estoy muy contenta y orgullosa de ustedes. Entonces, déjenme invitarles la cena”. No pudimos hacer nada más que darle las gracias, por tener fe en nosotros y ser tan increíble maestra y guía.

Regresamos todos al hotel, directos a nuestros cuartos a alistar todo para la presentación del día siguiente. Ya que afinamos detalles, pusimos el despertador a las 5:00 am, porque queríamos estar impecables para representar a la UP como es debido.

Suena el despertador y, tras mucha preparación, momentos de incertidumbre y esfuerzo, hoy por fin vamos a comprobar si todo valió la pena. Nos vemos para el desayuno y, después de comer rollos de canela, nos subimos a la camioneta con nuestros cafés en la mano. Antes de darnos cuenta, incluso antes de despertarnos, ya estamos estacionados enfrente de un edificio blanco muy antiguo, pues la Universidad de Illinois ha entregado profesionistas al mundo desde 1817.

Pasamos a una sala grande que está decorada con cuadros que tienen pintados los retratos de diferentes personas que han contribuido a la Universidad; nos llama la atención que sólo hay una mujer retratada. Los nervios comienzan a llegar después del registro, una vez que ya tenemos en el cuello un identificador que dice nuestro nombre y universidad. Somos los únicos alumnos, todos los que están en la sala son profesores, investigadores, doctores… Nadie de nuestra edad.

Inicia la jornada de presentaciones con una reunión en un salón, el mismo que va a ser nuestro escenario. Hoy solamente presentamos los que realizamos las investigaciones en español y una que otra en portugués, por lo que en la audiencia hay diferentes nacionalidades: españoles, brasileños, colombianos y, por supuesto, un par de compatriotas de una Universidad  Autónoma Metropolitana de Xochimilco.  Tras unas 2e94eb40-a3e2-4a88-8e34-1a9d292a0bebpalabras que nos alientan a continuar por el camino de las investigaciones cualitativas -pues “es una forma en la que podemos generar un cambio en la sociedad, sobre todo con las situaciones actuales que se viven día a día en todo el mundo”-, comemos un poco de tiramisú, ya que desde hace algunos años es tradición compartir un pedazo del delicioso postre de café para calmar los nervios.

Y llega el momento. Dixie dice algunas palabras para explicar de qué tratan nuestros trabajos y la primera en presentar es mi querida Alejandra Castellanos. Ale pasa segura, con esa presencia que siempre me ha hecho pensar que va a llegar muy alto en la vida, y durante 15 minutos nos cuenta sobre la paradoja de las redes sociales. Habla de cómo nosotros, los jóvenes que no podemos vivir sin nuestros celulares, decimos que no nos importa cuántos likes tenga una foto Instagram o en Twitter, pero al final del día claro que nos es relevante, y mucho más de lo que debería.

Mientras Ale presenta le tomo fotos y empiezo a luchar contra los nervios porque ya sigo yo. Analizo la situación y decido no utilizar el pódium que tenemos a nuestra disposición para poder moverme libremente. Termina la primera presentación, todos aplaudimos y ahora es mi turno.

Yo también hablo 15 minutos. Los primeros tres estoy un poco nerviosa, pero después encuentro en la audiencia a una muchacha de ojos verdes y cabello rubio que asiente a todo lo que yo digo y me inspira más confianza. La influencia de las redes sociales en los jóvenes durante las elecciones pasadas es el tema que trabajé en una clase y ahora lo presento en un congreso internacional.

Se termina mi tiempo y ahora sigue Miguel. Él no utiliza el proyector y dirige su tema, las micro expresiones faciales, a unas investigadoras colombianas que están sentadas muy atentas en la primera fila. Él presenta rápido, conciso y seguro, hasta nos hace reírnos poquito. En la mañana planchó su camisa con mucho cuidado para no quemarla y al parecer rindió frutos ir tan bien presentado, pues las colombianas le realizaron un par de preguntas muy interesantes.

Es turno de Sayra Valdivia, quien se graduó el año pasado de la carrera de Relaciones Públicas y Publicidad. Para mí su tema es el más interesante, pues nos habla de cómo se dio cuenta, realizando su servicio social en un albergue, de que los jóvenes que ven la Rosa de Guadalupe con avidez llegan al punto en que creen que todas las situaciones retratadas en la famosa serie mexicana son reales; incluso se ponen a sí mismos en situaciones incómodas para provocar la intercesión de la Guadalupana, por medio de una rosa blanca.

La audiencia nos aplaude y la cara de Dixie se ve llena de orgullo cuando terminamos de hablar todos. Y es como si nos hubieran quitado un peso de la espalda a todos; ahora estamos platicando con las investigadoras de la Universidad del Valle en Cali, Colombia. Nos felicitan por nuestros trabajos, nos toman unas fotos para el recuerdo y, claro, las invitamos a venir a disfrutar de México. Salimos de la sala de presentaciones caminando como pavorreales, orgullosos de nuestro esfuerzo.

Y ahora ya sólo paseamos por el campus que, cabe mencionar, es más grande que toda Ciudad Granja. Tiene unos jardines impecables rodeados de edificios viejos. Caminan por allí estudiantes como nosotros, que van al gimnasio o a clase. En Estados Unidos la vida universitaria es muy diferente a la de aquí; allá los alumnos literalmente viven dentro de las instituciones; es más, para ellos la Universidad es el centro de su vida social.

Se terminó lo que se vendía y ahora caigo en cuenta que a mis 22 años ya participé en un congreso internacional, todo gracias al apoyo de mis profesores, amigos y familia. Esta experiencia la quiero volver a vivir cuantas veces pueda, porque me hace sentirme orgullosa de mí misma y de la universidad a la que represento. Por muchos congresos más con tan buena compañía.

 

You may also read!

_104601901_amlomaduro

Lo que pasa en Venezuela y el papel de México

  Esta semana ha salido a la luz la histórica entrevista del periodista Jorge Ramos al presidente de Venezuela

Leer mas...
marcelo-ebrard-mike-pence-reunion-estados-unidos-mexico-sre-jpg_132249826

Nada claro, salvo que México es un país fuerte

El día de ayer se llevó a cabo el encuentro entre los representantes del gobierno de Donald Trump y

Leer mas...
61747506_2283455898571556_4016905327936012288_n

El Liverpool reina en Europa

Fueron 14 largos años de fracasos, reconstrucciones y humillaciones, pero finalmente, el Liverpool F.C. conquistó su sexta Champions League

Leer mas...

Leave a reply:

Your email address will not be published.

Mobile Sliding Menu