¿A qué se enfrenta Trump para llegar a la Presidencia?

In ACTUALIDAD, INTERNACIONAL, No tan reciente
Resultados electorales en las Presidenciales de 2012.

La semana pasada hablamos acerca de la polémica suscitada por las declaraciones del magnate y empresario estadounidense Donald Trump, quien anunció sus intenciones de contender a la Presidencia de los Estados Unidos mediante las primarias del Partido Republicano, proceso en el cual varios políticos se presentan para obtener el apoyo de los miembros de la formación política y de esta manera poder obtener el boleto para participar en las elecciones de noviembre del 2016.

El temor de muchos hispanos, ya sean inmigrantes residentes en los EE.UU. o aquellos que habitan en las naciones del continente, es que el empresario alcance la Presidencia de los Estados Unidos, sin embargo, debe enfrentarse a dos procesos electorales previos antes de poder alcanzar el gobierno con sede en Washington, este reportaje busca desvelar las claves sobre el proceso que debe seguir y contra quienes contenderá Trump si tiene intenciones de conquistar al electorado el próximo año en una lucha que terminará reduciendo a los 24 aspirantes actuales a dos, de los cuales uno sólo obtendrá la victoria.

El sistema electoral estadounidense es predominantemente bipartidista, con un poder que se reparte entre las dos formaciones políticas, Demócratas y Republicanos, quienes se han intercalado en la Casa Blanca desde 1853. Si bien estos partidos han existido desde el inicio de la vida independiente de los Estados Unidos, previamente otros como los Whig, el Demócrata-Republicano de Thomas Jefferson, o el Federalista de George Washington lograron la Presidencia.

El espectro político está claramente definido entre los partidos políticos actuales, los cuales se han posicionado en diversos sectores de la sociedad norteamericana, y por lo general cuentan con un electorado bastante estable.

El Demócrata es considerado como un partido ‘liberal’, que en la tradición estadounidense es más cercano a la izquierda; sin embargo, es una formación que acoge a diversos sectores ideológicos desde la centro-derecha hasta la izquierda. Entre sus bases electorales se encuentran predominantemente los estudiantes universitarios, los profesionistas liberales, una mayoría de los científicos, las clases trabajadoras sindicalizadas o las personas de bajos ingresos o escaso nivel educativo. Además se cuenta con el respaldo de las denominadas ‘minorías’ como las personas con preferencias sexuales distintas, los afroamericanos y la mayor parte de la población de origen hispano (salvo los cubanos). En el sector religioso suelen despertar las simpatías de grupos minoritarios como los musulmanes o los católicos.

En el plano federal de la Unión Americana, los Demócratas tienen un apoyo mayoritario en aquellas zonas con mayor concentración poblacional e intelectual como California, Nueva York, Massachusetts, Oregón o el Estado de Washington, donde tradicionalmente se suelen llevar las victorias por tener un mayor número de representantes en el colegio electoral, pese a triunfar en menos estados que sus rivales.

Por su parte, el Partido Republicano es reconocido como el más conservador de los dos que contienden en los Estados Unidos. Agrupa a diversos sectores, desde el liberalismo de derecha hasta la extrema derecha del sector conocido como el Tea Party. Electoralmente suele recibir el apoyo de las clases altas; los propietarios de pequeñas y medianas empresas; de sectores vinculados a las industrias y de aquellos que han desarrollado una carrera militar. Además, cuentan con el apoyo de un electorado mayoritariamente protestante, especialmente de los mormones; por el lado de las minorías étnicas y sociales, reciben principalmente el apoyo de los inmigrantes cubanos y sus descendientes.

Los Republicanos tienen apoyo en aquellos estados localizados principalmente en la zona sur del país, como Texas, Florida o Georgia, aquellas zonas que llegaron a formar los Estados Confederados de América durante la Guerra Civil Estadounidense. Este partido suele imponerse en la mayoría de los estados; sin embargo, al poseer una menor población, suelen aportar menos representantes al Colegio Electoral que elige al Presidente.

Los aspirantes a la carrera presidencial

Prospectos Demócratas a la Presidencia de los EE.UU.
Prospectos Demócratas a la Presidencia de los EE.UU. FOTO: Caffeinated Thoughts

En el Partido Demócrata han sido cuatro los militantes que han dado a conocer públicamente sus intenciones de suceder a Barack Obama en el cargo de Presidente.

La favorita es Hillary Clinton, quien fue Secretaria de Estado entre 2009 y 2013; Senadora entre 2001 y 2009; y Primera Dama de los Estados Unidos entre 1993 y 2001. Reconocida por su labor durante el gobierno de Barack Obama, es quien tiene las cartas más fuertes para ser candidata por este partido. A principios de 2008 era la favorita para ganar la candidatura, sin embargo, fue derrotada por el actual mandatario.

Otros miembros que ya anunciaron sus intenciones son Bernie Sanders, senador por el Estado de Vermont desde el 2007 y alcalde de Burlington entre 1981 y 1989, Martin O’Malley, gobernador de Maryland desde 2007 y alcalde de Baltimore entre 1999 y 2007, y Lincoln Chafee, gobernador de Rhode Island entre 2007 y 2011, senador por el mismo estado entre 1999 y 2007 y Presidente Municipal de Warwick entre 1992 y 1999.

En el Partido Demócrata tampoco se descartan las candidaturas de Joe Biden, actual Vicepresidente de los Estados Unidos; Jack Marwell, Gobernador de Delaware desde 2009; Jim Webb, Senador por Virginia entre 2007 y 2013, y Secretario de Marina del Gobierno de Ronald Reagan entre 1987 y 1988. A ellos hay que añadir a Paul Strauss, Senador por el Distrito de Columbia.

Aspirantes por el Partido Republicano. FOTO: FOX News

Como se mencionó al inicio del reportaje, Donald Trump presentó su aspiración al público para participar en el proceso de selección del candidato del Partido Republicano, Trump anunció el 16 de junio su entrada a la carrera presidencial. “Oficialmente estoy en la carrera para la presidencia de Estados Unidos”, anunció el empresario en una conferencia en la Torre Trump, en Nueva York. “Seré el mejor presidente de los empleos que haya existido”, sentenciaba quien ya ha manifestado en distintas ocasiones su interés por participar en la contienda electoral.

Sin embargo, en un principio el favorito en la formación política es Jeb Bush, quien fue Gobernador de la Florida entre 1999 y 2007, forma parte de la Dinastía Bush de la cual dos miembros han sido Presidentes de los Estados Unidos (George H. W. Bush entre 1989 y 1993; y George W. Bush entre 2001 y 2009), es conocido además por tener una esposa mexicana, lo cual podría aportar votos de los hispanos. Sin embargo, el sector hispano también tiene a otros dos precandidatos: Marco Rubio, Senador por Florida desde el 2011; y Ted Cruz, quien ostenta el mismo cargo por el Estado de Texas desde 2013.

Otros nombres que suenan para representar a los Republicanos en 2016 son: Rick Perry, Gobernador de Texas desde el 2000; Mike Huckabee, Gobernador de Arkansas entre 1999 y 2007; Rick Santorum, Senador por Pensilvania entre 1995 y 2007; y George Pataki, Gobernador de Nueva York desde 1995 hasta 2006. Además, se baraja la posibilidad de candidaturas independientes como la de Michael Bloomberg, dueño del sistema informativo financiero que lleva su apellido y alcalde de Nueva York entre 2002 y 2013.

Según una encuesta realizada por la cadena CNN en colaboración la empresa ORC, Hillary Clinton es la favorita en el Partido Demócrata con un 57% del apoyo en su partido; le sigue el Vicepresidente Joe Biden con un 16%; un 14% votaría por el senador Bernie Sanders; un 2% postularía a Jim Webb; y uno de cada cien votantes a Martin O’Malley y a Lincoln Chafee.

Mientras que en el Partido Republicano, Jeb Bush sería el candidato oficial con un 19% de los apoyos; en segundo lugar se coloca el magnate Donald Trump con un 12% de preferencias en los encuestados; Mike Huckabee se coloca en tercera posición con un 8%; las primeras cinco posiciones las completan el neurocirujano Ben Carson y el Senador Ron Paul, ambos con un 7% de votantes. El senador de origen hispano, Marco Rubio, se desplomó al 6% tras contar con 14 puntos en el mes de mayo.

Del mismo sondeo se destaca que Hillary Clinton ganaría las elecciones presidenciales ante cualquier candidato republicano: 54 vs 41% contra Jeb Bush; 56 a 39 en una contienda contra Rubio; y contaría con el 59% de los votos en caso de competir contra Donald Trump, quien se quedaría con un 34 por ciento de las preferencias entre los electores norteamericanos.

Voto latino en los Estados Unidos

Los latinos son uno de los sectores poblacionales con mayor crecimiento y aportación económica y laboral de los Estados Unidos
Los latinos son uno de los sectores poblacionales con mayor crecimiento y aportación económica y laboral de los Estados Unidos. FOTO: Noticieros Televisa

El voto hispano por Obama (y en los momentos en que su elección coincidió con parlamentarias, regionales o locales) alcanzó 77% del total. Y su baja participación electoral en las elecciones de mitad de periodo, en noviembre de 2014, fue determinante para la derrota demócrata, con la consecuente pérdida del control de ambas cámaras legislativas.

Naturalmente, la agenda migratoria es un común denominador para movilizar el voto hispano. Aunque el ciudadano latino ya no depende de una reforma migratoria, sí puede redundar en la reunificación de muchas familias, así como en el estatus de amigos y allegados. Pero, además, la reforma migratoria tiene interesantes implicaciones económicas y en el campo de los derechos humanos.

Por ejemplo, las políticas dirigidas a la protección migratoria de los jóvenes indocumentados (DACA) y a los padres de ciudadanos o residentes (DAPA), constituyen medidas de total correspondencia con el derecho humano a la unión familiar, así como con el derecho a la educación y a la identidad de familias desplazadas por situaciones de violencia. Según el Centro para el Progreso Americano, esas políticas han representado ganancias para el estado de California, del orden de los $75,8 billones de dólares en el PIB del Estado y $39 billones en ingreso real tributable para California. Además de 9.500 puestos de trabajos anuales.

Por otra parte, el Censo de Estados Unidos y estudios de la iniciativa IQ Latino del CDDA en Washington demuestran que la población latina, lejos de ser delincuente como de forma descabellada la definió Trump, es parte primordial de la fuerza laboral del país en sectores como la construcción, hotelería y restaurantes, así como en materia de servicios. Adicionalmente, es un segmento demográfico notablemente emprendedor: 22% de los nuevos emprendimientos en Estados Unidos son de hispanos, lo que los convierte en la minoría étnica con mayor participación en la creación de nuevos pequeños negocios, y por ende, en fuerza generadora de empleo.

La analista Ana María Salazar, en la cadena CNN, señaló que por más ofensivo que haya sido el discurso de candidatos como Donald Trump, este podría traer buenas consecuencias para incitar al voto a los mexicanos que residen en Estados Unidos y resultar a favor de los candidatos que protegen los derechos de los inmigrantes.

La fuerza del voto latino será determinante para que alguno de los candidatos gane las elecciones de noviembre de 2016, especialmente para aquellos que propongan soluciones a diversos problemas de la sociedad latina como la migración ilegal, la discriminación o las trabas para empezar negocios. Los hispanos generalmente han apoyado a los candidatos demócratas, sin embargo, una buena estrategia del Partido Republicano podría hacer que el abanderado de este partido se lleve el gato al agua y gane la Casa Blanca gracias a la población de este sector.

En caso de que las aspiraciones presidenciales de Donald Trump lleguen a noviembre de 2016, es probable que se enfrente a una candidata demócrata con un fuerte apoyo, no sólo de los latinos sino de otros grupos sociales, por lo tanto, en este momento es complicado que el magnate acceda a la Presidencia de los Estados Unidos, un país en el cual los escándalos políticos y las declaraciones desafortunadas han costado carreras y aspiraciones desde hace mucho tiempo.

You may also read!

vega

El grito fue rojiblanco

Una vez más el clásico tapatío fue para el rebaño sagrado. Las Chivas terminaron por imponerse 1-0 al conjunto

Leer mas...
60230994_453690825189906_1516349319228162048_n

¡Bienvenidos!

Hola a todos. Soy Elba Díaz Cerveró y dirijo El Despertador Panamericano, periódico digital de la Universidad Panamericana, Campus

Leer mas...
_104601901_amlomaduro

Lo que pasa en Venezuela y el papel de México

  Esta semana ha salido a la luz la histórica entrevista del periodista Jorge Ramos al presidente de Venezuela

Leer mas...

Leave a reply:

Your email address will not be published.

Mobile Sliding Menu