Pasa la noche más larga por comprar auto robado

In ACTUALIDAD, LOCAL, No tan reciente
Fuente: www.taringa.net

Luego de realizar unas compras, Martín Ramírez se dirigió al estacionamiento de la plaza comercial Galerías. Todo indicaba ser un día como cualquier otro; hasta que encendió su coche rojo. Mientras caminaba hacia su auto, Martín sólo podía preocuparse de que ya pasaban de las 21 horas y no alcanzaría a llegar a una reunión. En cuanto arrancó, una patrulla irrumpió su paso y se puso justo enfrente, mientras que otra camioneta negra hizo lo mismo por la parte trasera.

Le pareció extraña la manera en que intervinieron, pero estaba seguro de que se trataba de un error. “Traes un carro robado”, le dijo uno oficiales parados frente a su ventana. “Yo no robé el carro, tengo mis papeles” dijo Martín con toda la seguridad con la que él sabía que el carro lo compró de manera legal; de hecho, podía presumir de que tenía sus papeles en completo orden.

Sin embargo, y para sorpresa de Martín, los oficiales le señalaron que ese carro estaba en la lista de autos robados, así que sus papeles eran falsos. Al bajarse del coche, los policías comenzaron a empujarlo mientras lo insultaban y acusaban de delincuente.

De los dos mil 447 municipios de la República Mexicana, Guadalajara y Zapopan se encuentran entre los quince que encabezan la lista de robo de autos. De acuerdo con la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS), Jalisco registró el robo de seis mil 532 unidades de junio de 2014 a junio de este año, 9% menos en comparación con el mismo periodo del año anterior.

La implicación en la compra de autos robados puede darse por dos motivos, según el maestro Gerardo De la Cruz, experto en seguridad pública: “Debemos distinguir entre los particulares que, sin formar parte de la delincuencia organizada, adquieren un vehículo del que desconocen que es robado. Otra sería la de modalidad de robo equiparado, en donde el comprador lo hace con conocimiento de causa y, por tanto, no tiene derecho a fianza”.

Aquella noche, además de las amenazas, los oficiales le invitaron le ofrecieron la posibilidad de arreglar la situación con 50 mil pesos de “mochada”; así lo dejarían ir con el carro, pero sin asegurarle que no lo detendrían más adelante. Preso de la desesperación y la rabia, Martín mantuvo la calma y llamó al dueño anterior, un michoacano al que había conocido en tierras estadounidenses y del que después se rumoreaba que “embaucaba a la gente”. El michoacano le aseguró que el carro no era robado.

Luego de ser agredido físicamente, y hasta de ser arrojado al piso, Martín fue esposado. Antes de que lo subieran a la patrulla, le pidió al policía que manejara su auto hasta el Ministerio Público, y que lo hiciera despacio, puesto que le acababa de cambiar una pieza del motor y al acelerarlo podría dañarlo. “Este carrito ya es mío”, le exclamó triunfal el oficial mientras se reía y, en cuanto se subió, le aceleró de manera brusca y emprendió la marcha a toda velocidad, exactamente al contrario de lo que le había pedido Martín.

Según el artículo 235 del Código Penal de Jalisco, al responsable de cometer delito de robo, se le impondrá como sanción de seis meses hasta los diez años de prisión de acuerdo al valor de lo robado. “Para saber si la persona tuvo que ver con el robo, son situaciones circunstanciales que se tienen que valorar. Cuando se sorprende a un particular en un vehículo, se le detiene y se pone a disposición del ministerio público y una modalidad que se le denomina de “presentado” para efectos que acredite la legítima procedencia de la propiedad”, indica el maestro De la Cruz.

El olor penetrante que gobernaba la oficina del Ministerio Público era la combinación de falta de ventilación y la humedad proveniente de las paredes agrietadas blancas manchadas con tinta negra. Los barrotes negros recién pintados del separo permitían ver a los demás presos que se encontraban esa noche. Como es costumbre de un recién llegado, sus compañeros de celda dieron pie a preguntar sobre su acusación.

Martín, haciendo nudo tras nudo a su playera, contó por lo que pasaba a los otros presos. “¡No mi güero, tú ya te quedaste!, yo conozco compas que siguen en la cárcel por andar en esos bisnes”, le dijo su compañero de la izquierda, el del tatuaje de dragón en el antebrazo.

Fue la noche más larga que había tenido en sus 26 años de vida, y las cosas se ponían cada vez más difíciles; Martín había comprado un carro robado, y se exponía no solo iba a perder algo tan costoso -para lo cual había tenido que trabajar varios meses en Estados Unidos, sino que podía ir a la cárcel por ello.

A primera hora del día siguiente, su abogado dio pie a resolver el asunto; después de unas horas Martín, y a pesar del pesimismo inicial, pudo salir en libertad, porque, a pesar del delito que se le podía imputar, pudo comprobarse que había sido engañado, ya que tenía los papeles y él no era consciente de su falsedad. Eso sí, consiguió la libertad, pero no recuperar la totalidad del valor del vehículo. Después de varios reclamos a los anteriores dueños, quienes en todo momento afirmaron desconocer que el carro era robado, sólo pudo recuperar 150 mil pesos de los 190 mil que había pagado por él.

De los dos mil 447 municipios de la República Mexicana, Guadalajara y Zapopan se encuentran en la lista de los quince municipios con el mayor número de robo de autos. De acuerdo con la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS), Jalisco registró el robo de seis mil 532 unidades de junio de 2014 a junio de este año, 9% menos en comparación con el mismo periodo del año pasado.

Para determinar la pena por este delito, Gerardo De la Cruz indica que depende del acto cometido por el individuo. Cuando se sorprende a una persona con un vehículo, debe acreditar la legítima procedencia y, en caso de no haber manera de acreditarlo, se le investiga en relación con el robo de ese coche.

El maestro señala que no es difícil vender autos robados porque la falsificación de documentos es cada vez más perfecta. Ante esta situación, el experto recomienda “no comprar vehículos directamente de desconocidos porque esa transacción no ofrece garantía jurídica de que el vehículo sea de legítima procedencia o de que los documentos sean legales”.

También aconseja comprobar que el vehículo y su documentación sean auténticos en los centros de validación del Gobierno del Estado, donde están disponibles las bases de datos de los vehículos robados en todo el país. Por otra parte, indica que el robo de vehículos es una de las industrias delictivas más fuertes, “cuando mucho, dos pasos por detrás del narcotráfico”.

You may also read!

2019-10-10

Fiestubre jalisciense

Millones de bloques de Lego, un teatro experimental, un show de rayos láser, luces y música, un pabellón con

Leer mas...
carlos-gonzalez-puso-reposicion-fotos

Pumas rescata el empate frente al Chivas

Aunque fueron superiores, las Chivas no pudieron conseguir la victoria de local frente a unos Pumas que salieron a

Leer mas...
Foto: AFP

Las contradicciones del Presidente

La noche del domingo el Presidente Andrés Manuel López Obrador dio su primer Grito de Independencia en el Zócalo

Leer mas...

Leave a reply:

Your email address will not be published.

Mobile Sliding Menu